"dejar las drogas es sexy": la última obsesión de hollywood

En 2016, las series de HBO exploran romances que surgen de las reuniones de Alcohólicos Anónimos, se fabrican camisetas que declaran que ser abstemio es sexy y el mundo de la moda parece estar dejando las drogas. ¿Se trata de una fase o es un verdadero...

por Emily Barasch
|
27 Abril 2016, 10:25am

hbo's 'girls'

"Las resacas son un palo", "La heroína mató a la estrella de la radio", "La única coca que consumo es Coca-Cola" y el simple, pero efectivo "No te mueras" son algunos de los mensajes de las camisetas de Sober is Sexy. La marca se lanzó en 2010, fue popularizada por Russell Brand, Demi Lovato y Rumer Willis y ahora mismo cuenta con casi 30.000 seguidores en Instagram y 230.000 en Facebook.

Bradley Cooper, Eva Mendes, Sia, Robert Downey, Jr., Donatella Versace, Tom Ford y muchas otros celebrities han hablado públicamente sobre cómo han dejado sus adicciones, y gracias a eso hemos aprendido, por ejemplo, que como técnica de relajación Tom Ford se baña seis veces al día.

Lee: ¿Es necesario drogarse para ser artista?
Lee: ¿Cómo nos drogamos hoy en día?

Imagen vía @soberisexy

Series de televisión como Girls, Love, y Flaked tratan el tema de la rehabilitación en las comunidades más populares (de blancos) en todo Estados Unidos. El trágico 'club de los 27', formado por músicos que fallecieron a esa edad, ahora es el protagonista de recientes documentales como Montage of Heck, sobre Kurt Cobain, y Amy —ganador de un Óscar—, que tratan los efectos del abuso de ciertas sustancias. Por eso no nos sorprende que Sober is Sexy haya diseñado una camiseta con una caricatura de Winehouse impresa sobre la bandera británica con la fecha de su muerte. 

El mundo de la moda parece estar dejando la bebida. Los movimientos de concienciación, la proliferación de las tiendas de zumos y el seguimiento de dietas restrictivas de forma devota se ha convertido en una obsesión que la gente sigue como si fuera un culto. Ahora, parece que las imágenes de Instagram donde aparecen modelos fumando y bebiendo durante todo el día se han quedado anticuadas.

Imagen vía @themarcjacobs

Piensa en Marc Jacobs, el impulsor del heroin chic a mediados de los 90. Más de una década después de su rehabilitación está bronceado, musculado, y hasta tiene una cuenta de Instagram dedicada a su perro, Neville. ¿Acaso hay algo más inocente que convertir a tu mascota en una estrella de las redes sociales?

Menos sutil, John Galliano se libró hace poco del escándalo antisemita (y la subsiguiente caída de su carrera) tras admitir su lucha contra el alcoholismo. El diseñador de Maison Margiela fue a rehabilitación y se disculpó formalmente en una sinagoga londinense: "Soy alcohólico, soy adicto", dijo. "No es ninguna excusa. Nosotros los alcohólicos y nosotros los adictos no somos responsables de nuestra enfermedad, pero sí me hago completamente responsable de mi recuperación y de reparar el daño causado".

Sin embargo, los principales medios de moda adoptaron una postura más desenfadada. Hace poco, dos revistas de moda femeninas publicaron artículos que declaraban que ser abstemio es sexy: Elle UK y la edición británica de Vogue. ¿Por qué ahora? ¿Qué significa que un cambio de estilo de vida tan desafiante y significativo se convierta ahora en tendencia, sobre todo cuando este está relacionado con el deseo sexual?

Imagen vía @katemossphoto

En muchos aspectos, beber es el último vicio que nos queda. Los cigarros están pasados de moda en muchos círculos desde que entró en vigor en nuestro país la Ley anti tabaco de 2011 que prohíbe fumar en cualquier espacio público que no sea exterior. Recientemente se ha llegado a debatir dejar libre de humo lugares públicos y emblemáticos de Londres, como Trafalgar Square. 

Hemos leído sobre los beneficios de las dietas veganas y libres de gluten, evitar a toda costa el solarium y beber agua sin parar. Las leyendas sobre la crioterapia (que consiste en pasar tres minutos en una sala a -164 grados) y las depuraciones de colon con efectos psíquicos son temas que se comentan con discreción entre la gente de la moda, así que parece que ahora es el momento de que nos libremos de nuestras vicios para prolongar nuestra vida. 

Si creemos en el poder de representación de la televisión, la gente que no bebe alcohol se está volviendo más atractiva y más joven que los típicos señores viejos que se sientan en la parroquia para hablar de su rehabilitación. En la serie Girls, la relación prohibida entre Jessa (Jemima Kirke) y Adam (Adam Driver), surge de las reuniones de Alcohólicos Anónimos. Son los dos personajes más provocadores de la serie, así que su tórrido romance mientras comparten experiencias de sobriedad trae un nuevo significado a la historia.

Fotograma de 'Girls'

La nueva serie de Netflix, Love, nos cuenta la historia de Mickey (Gillian Jacobs): una chica —supuestamente— libre de adicciones que poco después acaba tomando una serie de decisiones horribles en plena ebriedad. También fuma marihuana y toma Sasparilla, una droga parecida al éxtasis que comparte con un desconocido con el que se sube al metro de Los Ángeles una noche. Hacia el final del viaje, y bajo la luz fluorescente del tren, los dos comparten sus experiencias al tratar de dejar la bebida, prometiendo volver a intentarlo mañana.

Otra comedia original de Netflix, creada por Will Arnett y titulada Flaked, cuenta la historia de Chip (Arnett), un habitual en Alcohólicos Anónimos que celebra varios años de sobriedad bebiendo una botella de Kombucha (una especie de té con propiedades curativas), pero que en realidad tiene algo un poco más fuerte que simple Kombucha. Con esto, la serie parece sugerir la idea de que estamos tan enfermos como nuestros secretos. Aunque los personajes no parecen estar para nada enfermos ya que tienen la piel radiante por el sol de Venice Beach, uno de los barrios más de moda de Los Ángeles.

Fotograma de 'Love'

Solo porque la moda y la cultura popular hayan decidido que ser abstemio 'no mola', no significa que sea un tema poco serio que se tenga que tratar a la ligera. España se mantiene como líder de la Unión Europea en consumo de cocaína y cannabis entre los jóvenes, según el informe anual del Observatorio Europeo de las Drogas.

Por otra parte, el consumo de alcohol ha pasado de ser la octava a la quinta causa de muerte y discapacidad en todo el mundo, y es responsable de 3,3 millones de muertes, Es decir, genera una mayor proporción de fallecimientos que el VIH, la violencia y la tuberculosis juntas, según recientes datos de la Organización Mundial de la Salud.

Recomendados


Texto Emily Barasch
Fotograma de Girls

Tagged:
HBO
Alcohol
marc jacobs
Drogas
adicciones
jóvenes
sobriedad
John Galliano
alcoholismo