la actriz rowan blanchard nos habla sobre volver a disney más diverso

Rowan Blanchard lee a Joan Didion, le encanta Harry Potter y recientemente habló en una conferencia de la ONU Mujeres sobre la igualdad de género. ¿Quién es ella y de dónde viene?

por Alice Newell-Hanson
|
06 Octubre 2015, 6:05pm

Rowan Blanchard es como una Lisa Simpson de la vida real. O una Matilda Wormwood. O una Hermione Granger (si puedes desenredar toda esa inteligencia furiosa y apartarla del autoritarismo y arrogancia, que es algo que ella no tiene). Es el tipo de adolescente bien informada, inteligente y consciente de sí misma pero también consciente a nivel mundial que nos dicen que ya no existen en 2015, cuando se supone que los jóvenes están encerrados en su cuarto revisando los likes en su Instagram. Es importante destacar, sin embargo, que, a los 13 años, Rowan Blanchard todavía está descifrando quién es Rowan Blanchard.

Nacida en 2001 en Los Ángeles, ha actuado desde que tenía cinco años, y actualmente interpreta a Riley Matthews en la exitosa serie de Disney Channel, Girl Meets World (un spinoff post-milenial con el género invertido del programa adolescente seminal de los años noventa). La semana pasada, regañó a una periodista en la alfombra roja por pedirle consejos de dieta. Más tarde dijo: "¡Tengo 13 años! El único consejo de dieta que puedo dar es: 'Si no pides papas fritas, probablemente estés loco'" (Rowan es defensora de la campaña #AskHerMore de Amy Poehler).

Luego, este verano, Rowan habló en la conferencia anual del Comité Nacional de ONU Mujeres en California, y dió un discurso conmovedor e inteligente sobre la igualdad de género, que milagrosamente no te dejó pensando: "¿Quién le dio un micrófono a esta adolescente?"

En agosto, Rowan publicó un tratado muy pequeño sobre la importancia del feminismo interseccional en su Tumblr, y desde entonces los medios de comunicación la han proclamado como la poster girl de una nueva ola de feminismo, junto con su compañera actriz y ser iluminado, Amandla Stenberg. Un titular la llamó la "feminista posmoderna de Disney". Es una descripción apropiada. Pero no es el cuadro completo. Por un lado, Rowan sigue siendo una adolescente a la que le gusta comer yogurt helado con sus amigos, y, por el otro, sus causas como activista van mucho más allá del feminismo.

Cuando hablamos por teléfono esta semana, eran las cinco de la tarde en Los Ángeles y Rowan acababa de terminar los ensayos de ese día. El 14 de octubre, su cumpleaños, cerrará el episodio final de la tercera temporada de Girl Meets World. Lo va a celebrar con una fiesta íntima con temática de Harry Potter: "Cada año tengo una especie de fiesta de Halloween", explica. Ésta, espera, será de disfraces. "Quiero que todos vengan con túnicas, pero no sé si estarán dispuestos". ¿Sabrá que habrá una obra de Harry Potter? "¡Sí!" dice, unos cuantos decibeles más fuerte: "¡Acabo de leer un artículo sobre eso!"

También está leyendo The Year of Magical Thinking de Joan Didion y Women of Will, un libro sobre las heroínas de Shakespeare. Y The Catcher in the Rye para la escuela. Porque Rowan todavía va a la escuela. Y después de que se gradúe quiere ir a Columbia o a Oxford. "Columbia y Oxford están en la pantalla de inicio de mi laptop, así que cada vez que la escuela me irrita, recuerdo por qué lo estoy haciendo. No lo he decidido todavía por completo, pero creo que quiero ir a Columbia School of Journalism". Tal vez ella sea en realidad una Rory Gilmore de la vida real...

Sin duda proviene de una familia de grandes conversadores de la comida. "Crecí en un hogar donde siempre éramos bienvenidos de dar nuestras propias opiniones y de resolver las cosas por nosotros mismos", dice. "Sinceramente, no creo que estaría donde estoy hoy si [mis padres] no me hubieran dejado labrar mi propio camino y estar en desacuerdo con ciertas cosas. Pero la verdad es que muchas chicas están muy influenciadas por lo que otras personas piensan. Es decir, todos lo están. Pero hay una falta de representación de las chicas en los medios de comunicación. Y si solo ves chicas en la televisión que usan muletillas o dicen '¡Oh my God!' cada nueve segundos, no es auténtico. Lo que estoy tratando de mostrar es que las chicas no tienen que ser tontas".

El medio que Rowan ha elegido para expresar ese mensaje son las redes sociales -un medio que está consciente que mucha gente considera insulso. "Hubo un tiempo, tal vez hace dos o tres años, cuando todos se referían a las redes sociales como algo para las chicas que estaban obsesionados con tomarse fotos de sí mismas. Fueron ridiculizadas. Pero la gente se está dando cuenta de que es una herramienta increíble para llegar a una audiencia mucho más amplia. Las puedes usar de una manera que sea hermosa para ti". Esta semana, re-posteó una imagen de la cuenta de Petra Collins que dice: "Apoyo a Planned Parenthood" con letras a mano sobre un fondo de satén rosa. Es solo un ejemplo del cómo tomar una postura en las redes sociales puede conducir a ambos tipos de exposición, buenos y malos, y requiere un cierto grado de valentía. Sus seguidores dejaron claro en los comentarios que la imagen no les parecía tan hermosa a todos como le pareció a Rowan.

Hubo un tiempo, dice, cuando ese tipo de negatividad la afectaba, pero ya se está acostumbrando a ella. Ahora piensa que una gran parte del trolling es graciosa. "Alguien escribió en una de mis fotos, 'Apuesto a que esta chica es más fea que el culo de un elefante' y eso realmente me hizo reír". Una vez también fue menospreciada en un comentario como "esa chica feminista Rowan". "Pensé, 'Bien, ahora espero poder educar a esa persona". Pero Rowan también está convencida de que nunca desea forzar sus puntos de vista sobre su público. "No debes decirle a la gente lo que debe pensar", dice. "Solo influenciarlos. Es una línea muy fina". Y es la primera en admitir que esas opiniones son un trabajo en curso. 

"En este momento, he estado intentando educarme acerca de la representación, en los medios y en todas partes", explica, cuidadosamente. A principios de este mes asistió a su primera Semana de la Moda en Londres ("¡fue tan emocionante!"), Y pensó mucho sobre la importancia de la diversidad en la pasarela. También trae a colación a su compañera actriz de Disney, Zendaya, quien ahora es la modelo para una muñeca Barbie Zendaya negra y con rastas. "Es un gran momento. Es tan importante. Cuando era pequeña, muchas de las niñas con las que salía, nos encantaban las princesas de Disney. Y el hecho de que no hubiera una princesa negra de Disney hasta hace aproximadamente cuatro años, es ridículo. Había niñas que iban conmigo al kinder que no tenían una princesa que se pareciera a ellas".

Ahora, ella misma como una fuerza dentro de Disney, Rowan quiere ayudar a impulsar esos cambios. Escucha a sus seguidores y habla con los productores de su programa: "Quiero hacer un artículo sobre racismo", dice. "Y voy a preguntar acerca de incorporar a personajes lesbianas, gays y trans la próxima temporada. Es muy importante asegurarse de que todo el mundo esté representado". Al parecer, con la planificación de su fiesta de cumpleaños número 14 y con tener que terminar de leer The Catcher in the Rye, va a tener unas semanas muy intensas.

Credits


Texto Alice Newell-Hanson
Fotografía Harry Eelman

Tagged:
Petra Collins
disney
Feminismo
rowan blanchard