¿por qué no hay chicas como lena, tavi o emma en españa?

Si hacemos una búsqueda por las 'celebrities' de nuestro país, nos cuesta encontrar a un icono del feminismo para las nuevas generaciones.

por Mireia Sabadell
|
08 Marzo 2016, 8:44am

Parece ser -menos mal- que el mundo está empezando a escuchar la voz femenina. Una mujer aspira a la presidencia de los Estados Unidos; las empresas tech más importantes del mundo (Facebook y Yahoo) están lideradas por mujeres y las celebrities han empezado su lucha social en la industria musical y cinematográfica norteamericana. Volviendo la vista al panorama español... ¿dónde están nuestras Lena Dunham, Tavi Gevinson, Mindy Kaling, Jennifer Lawrence o Emma Watson? ¿O nuestras legendarias musas del cine abiertamente feministas como Meryl Streep, Patricia Arquette, Helen Mirren?

Lee: 9 mujeres nos hablan sobre el feminismo
Lee: ¿El feminismo es cosa de 'celebrities'?

Vale. Las alcaldías de las dos ciudades más importantes de nuestro país están lideradas por mujeres pero Carmena y Colau, con todo el respeto, no son lo que pudiéramos llamar "iconos Pop", ¿no? Está genial, en serio, pero más allá de ellas, acercándonos un poco a nuestra generación, ¿hay algo más ahí fuera? ¿Alguna mujer española inundando las portadas de todas las revistas a quienes las nuevas generaciones puedan tener como referente de una mujer REAL?

Pues no. No hay nada. Y no lo digo yo. Lo dice Google: todo lo que no aparezca en las tres primeras páginas de este buscador, no "existe". Pues bien, no existen. Algunos personajes públicos se pronuncian a favor de la igualdad de género cuando aparece alguna que otra polémica o comentario sexista y, a raíz de los Goya 2016, sabemos que Leticia Dolera es una actriz feminista declarada. Eso es un gran paso, sí, pero, insisto, ¿qué más?

Imagen vía @leticiadoleraoficial

En España -y en el mundo en general- se sigue confundiendo el feminismo con el radicalismo que algunos colectivos de mujeres han llevado a cabo durante los últimos años. En consecuencia, muchas mujeres no quieren ni oír hablar de la palabra "feminista". Pero la solución no es el rechazo, sino la (re)información, el (re)entendimiento y la (re)incorporación del concepto nuevamente en la sociedad. Ahora hace falta dar un salto más. Trascender los límites del feminismo relegado al "hembrismo" e incorporarlo en nuestra corteza cerebral como la lucha por la igualdad. 

Ser feminista no significa tener determinadas orientaciones sexuales, ni determinadas ideologías políticas, ni pertenecer a determinadas tribus urbanas, ni odiar a los hombres e intentar enterrarlos para siempre en las tinieblas mientras los pisoteamos con nuestras deportivas.

Ser feminista también puede ser algo normal. También puede ser cool. ¿Por qué no? ¿Es que no es cool Lena Dunham? Perdonad, pero es la productora, guionista, directora y actriz de una de las series más influyentes de todos los tiempos hecha por/para mujeres. Te guste o no, Girls ha marcado un antes y un después y se ha convertido en la voz mundial de las millennials. Y en España no existe un producto así. ¿Quizás es que nos tiramos piedras sobre nuestro propio tejado?

Estamos de acuerdo: la curiosa doble moral norteamericana necesitaba, urgentemente, a Lena Dunham para desmontar y hacer pedazos los tópicos de la mujer en Hollywood como el del eterno objeto sexual o el típico ser en busca del hombre perfecto para completar su felicidad. ¿Pero dónde está nuestra mezcla nacional entre Bridget Jones y Carrie Bradshaw? ¿Dónde está la voz de esta nueva generación de mujeres españolas? Pregunto a mis amigas, feministas declaradas: "¿Conocéis a alguna activista feminista actual?" Y me responden: "No. Nada". Todas seguimos sin saber nada.

Fotograma de 'Girls'

En la educación está el cambio, desde luego. ¿Pero cómo hacerlo si la estructuras de la cultura están definidas por los hombres? Resulta que por mucho que quisiéramos crear una serie como Girls, nos quedaríamos siempre en un triste intento para acabar creando una comedia costumbrista en la que la chica, como mucho, goza de bienestar y libertad económica pero, pocas veces, de libertad sexual e independencia respecto los cánones de belleza establecidos.

Las causas por las que en España no hay este tipo de producto son muchas y muy variadas. Se pueden resumir en dos: primero, por la escasez de subvenciones y apoyo a la industria cinematográfica. Si para un profesional ya es difícil sacar adelante un proyecto, imaginad dónde quedan todos esos guiones de nuevos talentos y autores noveles que reciben las productoras. Segundo, por el poder del sector masculino en este medio que acapara las decisiones finales sobre el casting. Aunque muchas veces el casting lo lleven mujeres, al final, la decisión se hace desde el punto de vista masculino. Las mujeres tenemos una percepción de nosotras mismas masculinizada: "tías normales, ok. Pero tías feas, ¿estás de coña?".

Pasando de lo obvio del mundo cinematográfico, piensa en el mundo musical: ¿qué joven cantante pop o indie se declara feminista? ¿Y en el mundo editorial? ¿Dónde está nuestra jovencísima referente nacional a lo Tavi Gevinson?

Imagen vía @tavitulle

¿Cuántas mujeres escriben historias contemporáneas en comparación con la cantidad de hombres que lo hacen? Quizás el mundo de la ilustración rompe la brecha sexista, pero aparte de Moderna de Pueblo ¿qué más sabemos sobre el resto de ilustradoras que hablan abiertamente sobre el nuevo perfil de mujer española y rompen con los tópicos y estereotipos físicos establecidos? Nada. Nadie sabe de nadie. La gran mayoría de la sociedad española prefiere el feminismo a medias: está permitido quejarse ocasionalmente.

Pues no. No es suficiente. El feminismo se debe convertir en norma para dejar claro que las mujeres no somos ni el concepto naíf de Nabokov; ni el objeto sexual pornstar - femme fatale de Emmanuele Ferrari; ni el ideal burgués empresario a lo Devil Wears Prada de las altas esferas políticas. Las mujeres somos mujeres. Personas. Normales. Como cualquier otro ser de este planeta. Ni superiores a nada ni nadie, ni mucho menos inferiores.

Gregory Corso hablaba así sobre las mujeres autoras de la Generación Beat: "Hubo mujeres, yo las conocí. Algún día alguien escribirá sobre ellas". Pues sí. Estoy segura de que estas mujeres de las que hablo están en algún lado. Existen. Intentan hacer ruido pero casi nadie les da difusión. ¿Por qué? Es necesario que estas mujeres alcen la voz para que cuando alguien las busque, inunden los resultados de Google. Para que cuando nos pregunten por ellas, tengamos más que un Top10 en la cabeza. Para que en el futuro no se hable de ellas y ya está, sino que sean ellas las que escriban el futuro. Este tipo de mujeres existen. Están por algún lado. Lo sé. 

Recomendados


Texto Mireia Sabadell 
Imagen principal vía @tavitulle

Tagged:
machismo
mujeres
Feminismo
Cultură