Publicidad

paulita pappel lucha por acabar con los estereotipos del porno

Hablamos con la realizadora y actriz española sobre el mundo del porno alternativo y toda su diversidad, los estigmas que giran en torno a la industria y sus proyectos personales.

por Mirena Ossorno
|
26 Septiembre 2016, 10:25am

Fotograma de 'Boat buddies with benefits', de Erika Lust

Que la sociedad tiene grandes problemas con el sexo no es ninguna novedad, no tienes más que sacar el tema en alguna conversación para que cada uno proyecte sus demonios sobre el asunto. En Instagram, sin ir más lejos, el cuerpo desnudo —especialmente el de la mujer— es constantemente censurado, llegando al punto de cerrar numerosas cuentas por el exceso de denuncias a sus perfiles. Sin embargo, son las trabajadoras sexuales las que quizás sufren más esa incoherencia que mantiene al sexo en el lado más oscuro de nuestro inconsciente, y es mucho lo que podemos aprender de ellas.

Por eso es interesante escuchar a gente como Paulita Pappel —actriz y directora madrileña afincada en Berlín—, quien hace 11 años decidió marcharse de nuestro país para "huir del legado católico fascista que impregna España y su idiosincrasia" y, desde entonces, allí sigue. Además, dirige junto con otras compañeras el portal Ersties, que ofrece un porno de carácter documental y estética "Do It Yourself" centrado en el buen trato hacia sus actrices y el placer real que estas experimentan en sus performances frente a la cámara. Recientemente, también ha trabajado con el mítico Bruce LaBruce y con la directora sueca Erika Lust y en i-D hemos querido hablar con ella de todo esto y mucho más.

Con Ersties lleváis la filosofía "Do It Yourself" al mundo del porno. ¿Cómo comenzasteis con el proyecto?
El concepto de Ersties se centra en grabar las escenas de sexo con una mirada documental en lugar de ficcional. Las directoras de fotografía habían trabajado en proyectos documentales antes de empezar a grabar con nosotras. De esa manera, fue posible empezar a crear contenido con bajos costes de producción y asegurando siempre un pago digno a las performers.

¿Qué otras webs de porno nos recomendarías?
Para porno queer, Pink and white Productions o QueerPorn.tv y para porno hetero, recomiendo a Erika Lust, Gala Vanting y dentro de poco Lustery.com!

Tengo la sensación de que en estos momentos se le está dando más visibilidad a otras maneras de hacer porno. ¿Cómo se ve la situación desde dentro?
Desde luego, cada vez hay más productoras que crean porno alternativo y la prensa está más interesada en publicar sobre este tema sin caer necesariamente en clichés. Considero que hay un gran trabajo de promoción y educación de la población por parte de las productoras, directoras y organizadoras de festivales.

Fotografía Alexa Vachon

Se critica mucho el tipo de porno que sale de lugares como San Fernando Valley en Los Ángeles. ¿Tan malo es el porno mainstream?
Personalmente no tengo nada en contra del porno mainstream y creo que es algo problemático culpabilizar a esta industria de los males de la sociedad. Si bien es cierto que una gran parte del porno —sobre todo el más accesible y con mayor capacidad de distribución— es sexista y racista, lo es como espejo de una sociedad que es sexista y racista, pero la publicidad y las comedias románticas de Hollywood son mucho peor. Lamentablemente, la crítica al porno mainstream suele estar ligada a una perspectiva emocional negativa respecto al sexo y, por lo tanto, no es objetiva.

Amarna Miller decía en una entrevista que no debemos olvidarnos de que el porno es ficción, como el resto de cine, pero desde Ersties os decantáis por un porno más real. ¿Cómo de fina es esa línea que separa realidad y ficción?
Considero que todo lo que ocurre delante de una cámara es una performance. La línea entre ficción y realidad en el porno es la misma que existe en el cine entre proyectos de ficción y proyectos documentales, y hoy en día esa línea es incierta. Un producto audiovisual nunca es puramente objetivo; siempre hay una intención y un marco. En Ersties capturamos la autenticidad y honestidad que las performers nos dedican y ofrecemos narrativas sexuales que siguen un impulso espontáneo en lugar de reproducir un ideal ficticio.

Con la cantidad de prejuicios que giran en torno a los trabajadores sexuales, ¿cómo crees que podemos avanzar en este tema por lo que respecta a los derechos y los aceptación social?
Creo que es fundamental una reeducación sexual amplia, positiva, no discriminatoria e inclusiva para jóvenes y adultos. La regulación de la sexualidad por el estado o por las religiones institucionalizadas ha sido una herramienta de control y poder. La ideología dominante monógama-heteronormativa criminaliza a todos los disidentes de su lógica, en este caso las trabajadoras sexuales. Si desmitificamos el sexo, podemos hacer entender que el trabajo sexual es trabajo y merece respeto.

Hace unos años, Belladonna desató la polémica en el programa de Diane Sawyer con unas declaraciones sobre sus primeras experiencias en la industria pornográfica. Además de las malas intenciones de Sawyer —que pretendía dejarla como una víctima de la industria—, ¿cómo se pueden prevenir este tipo de situaciones que no hacen más que aumentar la mala fama del porno?
Ocultar o silenciar realidades por el "bien mayor" —que es la opinión pública— nunca es una solución. La vida y la sociedad son complejas, y hay que atreverse a analizar su trasfondo. En primer lugar, como bien dices, en todo tipo de trabajo hay situaciones incómodas y el trabajo sexual no es una excepción. Ahora bien, frecuentemente el motivo por el que actrices y actores tienen malas experiencias es por la marginalización de esta industria en la sociedad, ya que esto implica un desempoderamiento de las personas como trabajadores. La precariedad no es inherente al trabajo sexual por sí; es el estatus en la sociedad el que crea los peligros. Creo que es muy importante explicar esta conexión para acabar con los prejuicios y la mala fama.

Fotograma de 'I wish a was a lesbian'

He oído que estás trabajando con Bruce Labruce. ¿Cómo ha surgido eso?
Conocí a Bruce a través de Jürgen Brüning, productor y colega del Pornfilmfestival Berlin. Ha sido un placer trabajar con él y también una fuente de inspiración. Me ha recordado que nunca hay que tener miedo a ser "demasiado radical".

También has trabajado con Erika Lust y su XConfessions, tanto delante como detrás de la cámara. El porno de Erika Lust se caracteriza tanto por el cuidado de su cinematografía como el de la producción. ¿Cómo ha sido la experiencia?
Trabajar con Erika es siempre un deleite. Me encanta su estilo y su amor por los detalles; es una cineasta magnífica. Trabajar como performer es ser princesa por un día, y estoy muy agradecida de la oportunidad que me ha ofrecido al trabajar como productora y directora. Considero que está creando una plataforma muy importante y muy bella.

¿Qué te aporta el hecho de ser actriz a la hora de dirigir?
Rodar una escena de sexo es un proceso delicado y distinto a grabar otras escenas. La experiencia como actriz me permite trabajar de manera íntima y cómoda con los performers. Además, me ayuda a valorar la situación y reaccionar rápidamente.

El primer cortometraje que has dirigido para XConfessions se llama Female Ejaculation, un tema sobre el que siguen pesando muchos mitos. Zoë Ligon, por ejemplo, hace divertidos posts desde su cuenta de Instagram en los que defiende que "el squirt no es pis". ¿Cómo le explicarías a alguien que no sabe mucho sobre el tema en qué consiste la eyaculación femenina?
Pues explicaría que es un tipo de orgasmo femenino que consiste en la eyaculación de mayor o menor cantidad de un fluido producido por glándulas. Anotaría que es vergonzoso y un ejemplo de sexismo en la ciencia el que se siga discutiendo si es o no orina, y que en algunos países como Reino Unido se utiliza esta falsa falta de pruebas científicas para prohibir la pornografía que muestra eyaculaciones femeninas.

Háblanos de tu trabajo como curadora para el Porn Film Festival de Berlin. ¿Qué ha de tener un metraje porno para que te excite y te guste?
El festival es para mí una semana de utopía, de encuentro y de festejo. Como curadora he aprendido a apreciar la variedad del porno. Para formar parte de la programación, un film tiene que tener un mínimo de calidad y originalidad. El festival trata de abarcar un amplio abanico de sexualidades, cuerpos, identidades y formatos. La programación no contiene únicamente material explícito; también películas tanto de ficción como documentales cuya temática tenga relación con nuestra agenda. No son necesariamente películas que me excitan sexualmente, aunque me excita el momento de ver porno en una sala de cine abarrotada de gente.

¿En qué proyectos estás trabajando ahora mismo?
Ahora mismo estoy trabajando en un especial para Ersties muy divertido y desarrollando nuevos guiones. Desde hace un año, estoy trabajando en un nuevo portal que espero lanzar antes de que acabe este año, Lustery.com. ¡Recomiendo apuntarse a la newsletter para no perdérselo!

@PaulitaPappel

Créditos


Texto Mirena Ossorno
Imágenes cortesía de Paulita Pappel