los cosmopolitas: chanel se va a los años 30 en metiers d'art

Esta semana, Chanel se apoderó del Ritz de París para un poderoso show de Métiers d’Art que tocaba muchos temas cercanos a todos.

por Anders Christian Madsen
|
07 Diciembre 2016, 5:35pm

Llamar al 2016 un año lleno de eventos sería haberlo subestimado. Desde ataques terroristas en Francia y Alemania, al Brexit, el ascenso de Donald Trump al poder en Estados Unidos, y las olas reaccionarias que fluyen a través del occidente, se siente como si el mundo hubiese cambiado radicalmente a lo largo de los últimos doce meses. El comentador más astuto de la moda, Karl Lagerfeld, no se iba a perder la oportunidad de reflexionar sobre todo eso en su último show para Chanel del año. Presentado anoche durante una cena en el Ritz en París, su colección para Métiers d'Art —la línea artesanal de Chanel— fue una observación que abarcaba el espíritu de las épocas, vista a través de los binoculares históricos del propio pasado de Chanel.

En 1935, Coco Chanel se mudó al Ritz, que reabrió este año después de unas extensas renovaciones, y se quedó ahí permanentemente durante la guerra mientras los nazis ocupaban el hotel. Fue un periodo volátil durante el cual el deseo por el glamour impulsado por la desolación de la Gran Depresión de alguna manera fue de la mano con la nube fascista que cubría a Europa en una oscuridad que eventualmente se convertiría en la Segunda Guerra Mundial. La situación política actual en Europa y Estados Unidos, donde políticos de derecha como Trump, Marine Le Pen y Nigel Farage están creando movimientos nuevos que han sido extensivamente comparados con la situación de los años treinta, y en el show del martes de Lagerfeld se tocó ese punto llenando el Ritz, empapado de historia de los treinta, con atuendos que evocaban la elegancia conservadora de la era.

Más de i-D: Karl Lagerfeld conecta al mundo en Chanel

Mucho de esa historia de la moda pertenece a Chanel: los álbumes fotográficos del Ritz están llenos de retratos de Coco posando a lado de la chimenea en su suite, o descansando en su balcón luciendo los trajes de falda que ella inventó. En muchas maneras, Lagerfeld estaba jugando en terreno familiar. Siguiendo los ataques terroristas en la ciudad, París ahora se encuentra en la necesidad de un impulso para atraer a los visitantes de vuelta y restaurar la sensación de comodidad y seguridad, y pocos lugares encarnan el instinto parisino por el brillo y glamour como lo hace el Ritz. Lagerfeld hizo de su show un amorío divertido y fabuloso, instruyendo a sus modelos, que incluían a Cara Delevingne, Pharrell Williams y Lily-Rose Depp, sonreír y coquetear por su recorrido a través del laberinto de mesas que era su pasarela para la velada.

Más de i-D: Alta Costura 2016: La mujer detrás de Chanel

El show sirvió como una reflexión poderosa sobre la época en la que vivimos, y como una declaración de parte de Lagerfeld sobre que tenemos que aprender mucho del pasado. Era la nota que la moda necesitaba para terminar el 2016, en parte porque esta industria está tan conectada a París —la capital definitiva de la moda en el mundo— pero también porque la moda, como el medio más obvio e instantáneo de la expresión personal, carga una responsabilidad por reflejar y afectar lo que está sucediendo en el mundo. Nadie domina ese arte delicado mejor que Lagerfeld, y en Chanel él sobresale en eso, ferozmente y sin miedo.

Credits


Texto Anders Christian Madsen
Imágenes cortesía det Chanel

Tagged:
Paris
Chanel
Karl Lagerfeld
pharrell williams
fashion shows
Lily-Rose Depp
metiers d art
reseñas de moda
chanel metiers d art