así fue la edad dorada del grafiti en el nueva york de los 70

Antes de que el 'street art' (o arte callejero) se convirtiera en un fenómeno mundial, Martha Cooper fotografió a los pioneros neoyorquinos que usaban los vagones del metro como lienzo. Cuarenta años más tarde, las instantáneas en tecnicolor que Cooper...

por Emily Manning
|
27 Abril 2017, 8:38am

'Dondi in his room with friends,' 1979, Copyright Martha Cooper/Courtesy Steven Kasher Gallery, New York

Si has visto el magnífico documental de Cheryl Dunn Everybody Street ―un relato oral de la fotografía en las calles de Nueva York contado por sus 13 protagonistas más destacados― estarás familiarizado con el nombre de Martha Cooper. Esta fotoperiodista de 74 años de edad se forjó un nombre documentando la cultura del grafiti que surgió en el Bronx a finales de la década de 1970. Se trata de una época, un lugar y una comunidad que resultan especialmente inspiradores en la actualidad: tomemos como ejemplo la serie de Netflix creada por Baz Luhrmann The Get Down, o la colección más reciente de Marc Jacob (la tienda BookMarc del diseñador albergó hace poco una firma de autógrafos por parte de la coestrella de Everybody Street Jamel Shabazz). ¿Qué mejor momento, entonces, para crear una exposición con las imágenes más icónicas de Cooper?

Lee: La nueva generación de artistas del grafiti español
Lee: Stüssy nos muestra el Nueva York más perverso en su nueva campaña

Shy 147 colgando de un vagón abandonado, 1981, Copyright Martha Cooper/Cortesía de la Steven Kasher Gallery, Nueva York

Una nueva exposición en la Steven Kasher Gallery de Nueva York, recopila 30 de las mejores fotografías de Cooper. Los retratos de vibrantes colores que hizo Cooper de los artistas callejeros se sitúan junto a imágenes en blanco y negro que plasman la vida en las calles de Nueva York, originalmente publicadas en sus libros, como Street Play. Estos conjuntos artísticos son muy particulares en sí mismos, pero también están muy conectados entre sí.

Andén en la 180th Street, Bronx, NY, 1980, Copyright Martha Cooper/Cortesía de la Steven Kasher Gallery, Nueva York

Cooper, nacida en Baltimore, trabajó como fotógrafa de plantilla en el New York Post entre 1977 y 1980. Empezó a fotografiar a los niños que jugaban sin supervisión entre los escombros de los barrios que visitaba cuando estaba haciendo algún encargo para la publicación. Aquellos niños transformaban viejos colchones en trampolines, bocas de riego en fuentes, vallas metálicas en gimnasios improvisados... Mientras hacía este trabajo conoció a HE3, un joven grafitero que vivía en el Bronx. Él le presentó a Dondi, la leyenda del arte callejero, y este la puso en contacto con su pionera comunidad creativa.

Muchacho corriendo por el techo de un tren, 1982, Copyright Martha Cooper/Cortesía de la Steven Kasher Gallery, Nueva York

Cooper acompañaba al grupo en las noches que se adentraban en las vías del metro, documentando cómo creaban aquellas inmensas obras maestras. A menudo le avisaban cuando completaban una nueva obra y ella iba corriendo hasta el Bronx y buscaba la localización ideal para capturarla. A veces Cooper esperaba en el techo de su coche en medio de un aparcamiento vacío durante hasta cinco horas, revisando cada vagón del metro y esperando que el siguiente llevara aquella explosión de color.

Lady Pink en el metro, 1982, Copyright Martha Cooper/Cortesía de la Steven Kasher Gallery, Nueva York

Muchas de las fotografías de Cooper conservan algo que ya ha desaparecido. Las pintadas en los vagones del metro que ella capturó a veces solo existían durante unos pocos días, si no horas. Y han pasado décadas desde que el interior de los vagones del metro de Nueva York pareciera el baño de un garito punk (aun así, incluso en 2017 los viajeros todavía necesitan una campaña de carteles que les expliquen por qué no deberían cortarse las uñas en hora punta). En una de las imágenes en blanco y negro, dos niñas juegan en un muelle destartalado de Nueva Jersey, diminutas en comparación con las Torres Gemelas, que se ven al fondo.

Dondi pintando en el hangar de trenes New Lots, 1980, Copyright Martha Cooper/Cortesía de la Steven Kasher Gallery, Nueva York

Otras imágenes de la exposición reflejan momentos de Nueva York que trascienden lo temporal. En una de ellas, un hombre salta por encima de un montón de nieve que hay en la acera en el Upper East Side (un movimiento que todos deseamos perfeccionar cada invierno). En otra, Cooper captura Coney Island, donde se ve ―cómo no― demasiada gente. Las fotografías de Cooper celebran el espíritu de Nueva York. Son una evidencia de la creatividad, la capacidad de recursos y la resiliencia que demuestran los neoyorquinos, incluso en las circunstancias más adversas.

'Martha Cooper' se expone en la Kasher Gallery hasta el 3 de junio. Más información aquí.

Sin título (Hombre joven y pájaro en la ventana de la izquierda y dos niñas en la ventana de la derecha), Copyright Martha Cooper/Cortesía de la Steven Kasher Gallery, Nueva York 

Niño dibujando OWL con tiza en la calle, 1978. Copyright Martha Cooper/Cortesía de la Steven Kasher Gallery, Nueva York 

Sin título (Coney Island), Copyright Martha Cooper/Cortesía de la Steven Kasher Gallery, Nueva York  

Las Torres del World Trade Center vistas desde Nueva Jersey, 1981, Copyright Martha Cooper/Cortesía de la Steven Kasher Gallery, Nueva York

Recomendados


Texto Emily Manning
Todas las imágenes Martha Cooper, cortesía de la Steven Kasher Gallery

Tagged:
Graffiti
Cultură
Nueva York
anos 70
Grafiti
Martha Cooper
bronx doni
he3