Publicidad

yo diseñé todos los decorados de 'friends'

De 'Friends' a 'The Big Bang Theory' pasando por 'Dos hombres y medio': John Shaffner ha diseñado los decorados de todas tus series favoritas. Ahora, hablamos con él para desvelar algunos de los secretos que esconde su oficio.

por Maxime Delcourt
|
27 Noviembre 2018, 10:42am

A vecesm las series con las que crecimos son nuestra indicación más precisa del paso del tiempo. Algunas sirven como refugios seguros: volvemos a ellos por vigésima vez y experimentamos una adicción y comodidad inalteradas. Friends es una de estas series eternas en las que los personajes y los sets siguen siendo igual de familiares para el espectador incluso después de dos décadas. Las paredes púrpuras del piso de Mónica, las tazas y los sillones de Central Perk o Chandler y la mesa de futbolín de Joey... Un increíble trabajo de escenografía diseñado por John Shaffner, que tiene ahora 66 años, y que accedió a revelar algunos de los secretos de su trabajo para nosotros.

¿A qué te dedicabas antes de convertirte en diseñador de escenografías?
Seguí una ruta muy clásica. Estudié diseño y escenografía en la Universidad de Pittsburgh, Pennsylvania. Después de eso, trabajé en el negocio del teatro en Seattle, y más tarde en Manhattan durante unos años. En esta etapa tuve mucha suerte: me ofrecieron la oportunidad de trabajar en los escenarios de los shows de David Copperfield, afinar mis habilidades en Las chicas de oro (el sofá era una de mis ideas) y trabajar con directores que decidieron confiar en mí. Luego me mudé a Los Ángeles. Era más fácil encontrar trabajo allí. Fue en la edad de oro de los programas de entrevistas, actuaciones musicales, premios y comedias. Estos programas eran cada vez más populares. Incluso si realmente no quería irme de Nueva York, estaba claro que pertenecía al corazón de la industria de Hollywood.

¿Qué crees que hace un buen diseñador?
Por lo general, diría que soy el tipo que tiene la suerte de leer el guión antes que nadie, a veces incluso antes que el director. Pero, por supuesto, hay mucho más que eso. Es un trabajo de equipo adecuado, y cuando se trata de series de televisión o películas, colaboramos constantemente con todo el equipo de dirección y producción.

Para Friends, lo imaginé todo: el piso de Monica y Rachel, el edificio en el que está, el tipo de ventanas que debería tener, el color de las paredes, etc. Para poder imaginar todo esto, uno tiene que familiarizarse con el tono de la serie, con su humor, con las ambiciones de los directores. La forma más sencilla de definirlo sería decir que le doy vida a un proyecto. Creo un marco, un entorno. Pero claro, no estoy solo en esto: hoy en día estoy rodeado de todo un equipo que pone en forma mis ideas y con las que estoy intercambiando ideas constantemente.

¿Consideras Friends tu obra maestra?
Soy muy fan de todos mis proyectos, pero Friends, sin duda, me brindó el mayor éxito. Particularmente porque participé en el capítulo piloto, cuando la serie aún se llamaba Friends Like Us. Recuerdo que me reuní con Matt LeBlanc y pensé: "¡Este joven no sabe que su vida está a punto de cambiar para siempre!" Como todos sabemos, esa fue una auténtica premonición. Personalmente, debo decir que mi tiempo en Nueva York fue una gran inspiración. El piso de Monica y Rachel se inspira mucho en el que tenía yo en Manhattan.

¿Sentiste que el set debería proyectar una imagen del Nueva York de esa época?
¡Por supuesto! Los directores de la serie, David Crane y Marta Saufman, vivían en Nueva York a finales de los 70, y creo que todos compartimos una visión bastante precisa de la forma en que queríamos retratar la ciudad. Hicimos todo lo posible por presentar una imagen de Nueva York que era a la vez fresca y auténtica: como tuvimos que preparar la escena en un apartamento bastante barato, decidimos hacerlo en el sexto piso de un edificio sin ascensor. Teníamos como mínimo a seis personajes en cada episodio, así que necesitábamos un lugar para que se reuniesen todos, por eso el piso de Mónica y el Central Perk fueron los principales escenarios del imaginario de Friends.

Otros lugares, como el espacio entre los dos apartamentos, jugaron un papel crucial en toda la serie.
Al principio, los directores no lo consideraron como un espacio de actuación en toda regla. Señalé que deberían considerar seriamente usarlo. Esa es la belleza de mi trabajo: necesito poder anticipar lo que podría ser útil para directores y guionistas. Para The Big Bang Theory, por ejemplo, no querían que el edificio de Sheldon y Leonard tuviera ascensor. Se suponía que los actores debían llegar a sus apartamentos subiendo una escalera. Insistí en que debería haber un ascensor para la ergonomía del conjunto, pero también porque agregó un elemento cómico a la situación. El hecho de que el ascensor esté fuera de servicio a lo largo de doce temporadas provoca una trama adicional.

¿Cuánto tiempo tardaste en concebir el universo de Friends?
Nos dieron seis semanas para tener todo listo y aprobado. En promedio, recibimos alrededor de dos meses, lo que quiere decir que para esta serie tuvimos que trabajar con bastante rapidez. Para hacerlo, solíamos recoger los muebles que tiraban a la calle los habitantes del Upper East Side. Necesitábamos que el set fuera auténtico y único. De ahí las paredes de color púrpura en el piso de Mónica, por ejemplo. Es un movimiento audaz si lo piensas, pues el espectador entiende dónde se encuentra al instante. Incluso hoy, si enciendes tu televisor, sabrás de inmediato si estás viendo Friends o no.

¿Tu experiencia al trabajar en The Big Bang Theory y Roseanne fue diferente?
Cada comedia es diferente. El juego consiste en concebir, de manera realista, un entorno para personajes de ficción, un contexto en el que podrían evolucionar si fueran reales. Para Dos hombres y medio, por ejemplo, la idea surgió muy rápidamente para que todas estas personas encantadoras vivieran junto al mar en Malibú. Esto me permitió armar una fantasía pacífica, donde la vida es dulce y donde el hermano pequeño del personaje de Charlie Harper podría refugiarse con su hijo de diez años. Roseanne es otra historia completamente diferente. La serie tuvo un descanso de más de veinte años. Así que tuvimos que crear un conjunto que pudiera atenerse a la estética del programa a la vez que permitiera que se mantuviera acorde con nuestros tiempos. Es por eso que el sofá y el papel de pared, por ejemplo, tuvieron que cambiar.

A muchos espectadores les hubiera gustado vivir en el piso de Monica y Rachel...
Sí, y eso es lo bonito de mi de trabajo. Pero debe tenerse en cuenta que las cámaras múltiples hicieron mucho al introducir cierta proximidad con el espectador, una sensación de familiaridad. Construyeron un ambiente muy intimista. Nos hace sentir como en casa.

Este artículo fue publicado originalmente por i-D France.

Tagged:
FRIENDS
Serie
diseño de set
John Shaffner