Fotografía Mitchell Sams

vetements irrumpió en la semana de la moda masculina como nunca

Esta temporada, Demna rindió homenaje a Margiela y exploró el poder de la apropiación.

|
ene. 22 2018, 4:20pm

Fotografía Mitchell Sams

Este artículo fue publicado originalmente en i-D UK.

Desde la invitación que describía cada detalle de los looks, hasta la ubicación siendo el más grande mercado de antigüedades del mundo, la disruptiva marca de Demna Gvasalia regresó a la agenda de moda de París –aunque fue en la temporada masculina–, con la colección más Vetements posible. El hijo prodigio de la moda había regresado, interviniendo algunos trajes y subido el volumen para otoño/invierno '18. ¿Por qué traer puesto un solo look, cuando puede usar dos ... o más? Era una colección en capas feroz, enérgica, y notablemente honesta que reflejaba perfectamente su entorno mientras que, al mismo tiempo, separaba a Vetements de cualquier otra marca en 2018. Puede haber muchos imitadores pero solo hay un Vetements.

Situado en el corazón del Puces de Paris Saint-Ouen –lejos del espectro de los shows llevándose a cabo en el centro de París–, Paul Bert Serpette está rodeado por diez mercados, cada uno de ellos un lugar ecléctico que ofrece antigüedades y ofrece el escenario perfecto para la estética de segunda mano de Gvasalia. Desde nuestro asiento, pudimos examinar todo, desde joyas de oro hasta cristalería elaborada, espejos embellecidos y baúles vintage. Al grupo de la moda y a los entusiastas fanáticos de Vetements se les unieron varios propietarios de tiendas que observaban desde sus muebles de mediados de siglo o echaban un vistazo a sus diversos productos. Dada la ubicación, hubo ecos del triunfante regreso de Martine Rose de otoño/invierno '17: Gvasalia celebró el collage de curiosidades que son los mercados. Liderados por Lotta Volkova, Vetements se sintió como un barrido frenético a través de subculturas y la historia del diseño de moda. Como las pandillas góticas se fusionaron con las abuelitas y prácticamente todo lo que había en el medio.

Este tour de force de buen/mal gusto giró alrededor de Maison Margiela, una casa en la que Gvasalia pasó tres años formativos. "Volví a mis raíces como diseñador, volví a Margiela", explicó el diseñador con sede en Suiza nacido en Georgia. "Quería mostrar lo que Margiela significa para mí y para Vetements. ¿Qué significa eso? Es un enfoque, no es una persona. Es una forma de amar la ropa, romper las reglas con esa ropa. Y eso es lo que hicimos". Enfrentando los comentarios sobre la copia, Gvasalia pidió a niños de jardín de niños que garabatearan un boceto alusivo al "Elefante en la habitación" que adornaba una camiseta en el s how. Esto fue Vetements reconociendo al elefante con forma de Margiela en la pasarela, haciéndolo suyo y convirtiéndolo en algo completamente diferente.

"Todo es una apropiación", explicó Gvasalia. "Vivimos en un mundo lleno de referencias y existen referencias para alimentarnos a fin de crear algo nuevo a partir de ellas. Ese es el desafío que me planteo a mí mismo". Desde botas Buffalo cargadas (una colaboración con SWEAR) hasta tacones Tabi en lurex, mercancía de Marilyn Manson hasta bufandas de postales suizas, Vetements escudriñó a través de un caleidoscopio de influencias siempre giratorio, cimentado en este mundo post-post-post moderno y luego se centró en un futuro más transparente, abierto y libre.

Créditos


Fotografía Mitchell Sams