Fotografía Zoë Ghertner. Estilismo Julia Sarr-Jamois. Ugbad lleva americana Chanel. Sudadera de la estilista. Pañuelo Berwick St Cloth Shop 

ugbad: una 'new face', una nueva historia, una nueva era

La modelo somalí-americana Ugbad Abdi es mucho más que la 'new face' de la temporada; es la voz de una generación.

por Jess Cole
|
30 Abril 2019, 9:06am

Fotografía Zoë Ghertner. Estilismo Julia Sarr-Jamois. Ugbad lleva americana Chanel. Sudadera de la estilista. Pañuelo Berwick St Cloth Shop 

Esta historia aparece originalmente en 'The Voice of a Generation Issue', nº 356, verano de 2019. Encarga tu número aquí.

Iowa podría no ser el primer lugar que se te viene a la mente cuando piensas en la identidad musulmana de Estados Unidos. Sin embargo, entre sus exuberantes colinas, se encuentra la comunidad musulmana más antigua del país, con una historia esencialmente estadounidense: en 1885, los musulmanes que buscaban la libertad religiosa llegaron a Estados Unidos desde Siria y el Líbano, antes de asentarse finalmente en la ciudad de Cedar Rapids. Casualmente, ese mismo año, un joven llamado Friedrich Trump, atraído por la fiebre del oro, salió de Alemania y emigró al barrio de Queens, en Nueva York.

En 2009, más de un siglo después, Ugbad Abdi y su familia iniciaron su nueva vida en Iowa, y allí encontraron paz y estabilidad después de pasar nueve años en un campamento de refugiados de Kenia tras huir de la incesante guerra civil de Somalia. Si no contamos la de los nativos americanos, el pasado de casi cada ciudadano de Estados Unidos se remonta a otro lugar. Si no fuese por los inmigrantes en busca de nuevas oportunidades, no existiría Estados Unidos. Sin embargo, el nieto de Friedrich, Donald —actual presidente del país—, ha aprovechado cualquier oportunidad para hacer de los inmigrantes un chivo expiatorio, intentando promulgar prohibiciones migratorias para los refugiados de países mayoritariamente musulmanes como Somalia.

ugbad-abdi-zoe-ghertner-5
Abrigo y cuello alto The Row. Sudadera Los Angeles Apparel. Pasamontañas Noel Stewart

Hace unos meses, Ugbad hizo su debut internacional como modelo y, casi al instante, se convirtió en una de las 'new faces' más reclamadas del mundo de la moda. Un ascenso tan rápido puede llevar a algunos modelos a sentirse forzados a controlar su imagen y su discurso. Sin embargo, mientras hablamos con Ugbad por teléfono, nos queda claro que su historia es muy distinta: se muestra lúcida, entusiasta y nada cansada. "Esto ha sido un sueño hecho realidad para mí", dice. "Es surrealista, increíble, una locura".

Ugbad captó por primera vez la atención de la industria de la moda en enero, cuando fue elegida para formar parte del homenaje que Pierpaolo Piccioli le brindó a la belleza negra en la colección de alta costura de Valentino p/v '19. Momentos antes de que Naomi Campbell cerrara el desfile, Ugbad, en una explosión de tul en tono rojizo, se deslizaba a través de los pasillos del atelier de Valentino en la Place Vendôme entre aplausos.

ugbad-abdi-zoe-ghertner-4
Vestido Christopher Kane. Pantalón Kwaidan Editions. Pañuelo Berwick St. Cloth Shop. Calcetines Falke. Zapatos BY FAR

Desde su debut, Ugbad no ha dejado de cautivar a la industria en ningún momento. En Nueva York, abrió el desfile de Marc Jacobs con un abrigo gigantesco con estampado de leopardo, pantalones de talle alto y un gorro. En Milán, enfundada en una gorra con forma de calavera y una bomber amarillo limón, Ugbad se convirtió en la primera modelo con hiyab en desfilar para Fendi, en lo que también fue el último desfile de la firma bajo la dirección creativa de Karl Lagerfeld. En París, fue pionera otra vez, pero esta vez en Lanvin, vestida con un sombrero de color marrón y un look con varios estampados enfrentados.

El impacto del rotundo éxito de Ugbad ha ayudado a cambiar algunas de las suposiciones erróneas sobre el hiyab que, anteriormente, han llevado a las mujeres musulmanas a ser marginadas en la moda; es decir, a tratar de suprimir la idea errónea de que el hijab es solo un pañuelo en sí, en lugar de aceptar una idea más amplia y más espiritual. Ugbad desfiló en la temporada otoño/invierno '19 con la cabeza cubierta de muchas formas distintas, desde llevando pañuelos hasta sombreros, lo que demuestra una vez más que el hiyab y la moda contemporánea de vanguardia no se excluyen mutuamente.

La presencia constante de Ugbad en las pasarelas —y la presencia de la anterior pionera Halima Aden, que en 2016 se convirtió en una de las primeras modelos vistas en desfiles occidentales llevando hiyab— desvela cómo las variables de la inclusividad se están alejando de la otredad fetichista y se encaminan hacia la normalización de la diferencia étnica .

ugbad-abdi-zoe-ghertner-3
Capa Valentino. Sudadera Wardrobe NYC. Pantalón de chándal Gucci. Pañuelo Berwick St. Cloth Shop. Gafas Gentle Monster. Calcetines Falke. Zapatos Manolo Blahnik

"Antes de Halima, tenía asumido que no había lugar para el hiyab en la industria de la moda", explica Ugbad. "Ahora, me he dado cuenta de que las mujeres musulmanas podemos ser lo que queramos ser". En un corto espacio de tiempo, la joven de 18 años ha demostrado que las mujeres musulmanas no están confinadas a una sola identidad. "La gente tiene que dejar de asumir y empezar a hacer preguntas", continúa Ugbad, "porque, en realidad, a las mujeres musulmanas les gustaría compartir sus historias y educar a la gente".

El Islam, que es la segunda religión más grande del mundo, es una fe extraordinariamente multifacética, con interpretaciones que varían ampliamente de un país a otro, de persona a persona. Las mujeres que llevan el hiyab son las seguidoras más visibles del Islam, por lo que están atrapadas en el doble rasero de la religión y el género. De los 49 países con una mayoría de población musulmana del mundo, solo Arabia Saudita e Irán obligan legalmente a las mujeres a usar el hiyab, mientras que en 2017, el Tribunal Europeo de Justicia dictaminó que era legal que los lugares de trabajo prohibieran el uso de pañuelos en la cabeza. La irónica lógica de los salvadores blancos es que, si el laicismo occidental controla lo que una mujer musulmana puede o no puede llevar, entonces, de alguna manera, se está liberando a la mujer musulmana. "Esta narrativa de que las mujeres musulmanas no pueden tomar sus propias decisiones y de que se las obliga a llevar el hijab tiene que cambiar", dice Ugbad. "Muchas de mis amigas ni siquiera llevan pañuelo".

ugbad-abdi-zoe-ghertner-2
Abrigo y pantalón Kwaidan Editions. Sudadera Wardrobe NYC. Pañuelo Berwick St. Cloth Shop

A la edad de 14 años, Ugbad decidió que quería llevar hiyab. "Mi madre es mi mayor inspiración y, cuando le pregunté por qué llevaba pañuelo, dijo que se sentía modesta y cómoda con él", confiesa Ugbad. "Me sentí identificada con eso, y ahora es como si fuera parte de mí. Cuando me lo pongo, me siento bien". El hiyab es, al fin y al cabo, mucho más que un simple pañuelo. En su significado más amplio, se puede encontrar la creencia de que todos los musulmanes deben tratar de vivir todos los días con diligencia y modestia; moldeando la forma en la que actúan, piensan e interactúan con los demás. Pero así como no todas las mujeres musulmanas llevan un pañuelo en la cabeza, la identidad de cualquier mujer musulmana que sí lo hace no se limita a ello, y Ugbad quiere que la discusión vaya más allá del hiyab. "Tengo mucha suerte de tener voz, y quiero usarla para acabar con los estereotipos que giran en torno las mujeres musulmanas", dice. "La gente tiene que entender a las mujeres musulmanas como individuos".

Esta perspectiva global es la forma en que Ugbad quiere definir su plataforma dirigida al futuro. "En el futuro me gustaría trabajar con Unicef, que nos ayudó a llegar a Estados Unidos como refugiados; quizás volviendo a África y visitando el campo de refugiados". Si embargo, por ahora se está preparando para un trabajo que tiene mañana en Tanzania. "¡Se lo conté a mi madre anoche y las dos nos volvimos locas!", bromea Ugbad. "¡Será la primera vez que vuelvo a África desde que nos fuimos!".

ugbad-abdi-zoe-ghertner-6
Abrigo Balenciaga. Cuello alto The Row. Pantalón de chándal Wardrobe NYC. Pañuelo Berwick St. Cloth Shop
ugbad-abdi-zoe-ghertner-7
Chaqueta Alexander McQueen. Cuello alto The Row. Pantalón de chándal de la estilista. Medias WOLFORD. Pañuelo Berwick St. Cloth Shop. Gafas Gentle Monster. Zapatos Yuul Yie
Ugbad abdi zoe ghertner
Ugbad lleva americana Chanel. Sudadera de la estilista. Pañuelo Berwick St Cloth Shop

Créditos


Fotografía Zoë Ghertner
Estilismo Julia Sarr-Jamois

Maquillaje Fara Homidi de Together con productos Chanel. Set Spencer Vrooman. Asistente de fotografía Caleb Adams y Milan Aguirre. Asistente de estilismo Christina Smith y Megan King. Asistente de maquillaje Monica Alvarez. Producción Meghan Gallagher de Connect The Dots. Coordinador de producción Jane Oh de Connect The Dots. Asistente de producción Nikki Patrlja y Jeremy Sinclair. Retoque rm. Modelo Ugbad de Next Models.

Tagged:
zoe ghertner
the voice of a generation issue
ugbad
ugbad abdi