Harry Carr

pfw: alexander mcqueen spring/summer 15

From bathrobes to bondage ropes, Sarah Burton presented a collection inspired by the controlled clean and aesthetically pleasing subversive nature of Japanese culture.

|
Oct 1 2014, 4:50pm

Harry Carr

Sarah Burton dejó la sala de juntas por la alcoba el jueves por la tarde en el show de Alexander McQueen, el cual estaba inspirado en su colección personal de kimonos antiguos (muero por uno) al mismo tiempo que daba cierto aire sexual. Así es: los invitados que entraban al lugar eran recibidos por dos esculturas blancas gigantes de Marc Quinn, una más sugestiva que la otra. Juntos, el escenario y la colección - 'cuando las geishas se mezclan con los gladiadores' - insinuaban las payasadas del boudoir japonés donde todo refleja control y limpieza y es tan estéticamente agradable como todo en la cultura japonesa, desde sus batas de baño hasta sus cuerdas para dominar.

Alexander McQueen Primavera/Verano 15

Encendiendo el ambiente, las caras de las modelos estaban arregladas con marcos de laca negra, mientras la relativa inocencia de los estampados y bordados florales japoneses se volvían más y más subversivos por medio de transparencias y piel. Dos vestidos amarrados con arneses y cubiertos con flores hechas a mano, anunciaron la idea de una sexualidad estricta momentos antes de que dos increíbles looks cerraran el desfile: piezas con capas construídas en blanco y negro con cuentas blancas que formaban patrones de espirales que sonaban cuando las modelos se contoneaban hacían su tour alrededor de las fálicas esculturas, mientras "Soul Love" de David Bowie puso punto final al desfile.

alexandermcqueen.com

Credits


Text Anders Christian Madsen
Photography Harry Carr