Mitchell Sams

pfw: valentino spring/summer 15

More is always more at Valentino. With a sense of casual epicness they sent eighty looks down the catwalk outside the Tuileries in a collection that embraced the cliches and classicism of 18th century Italy.

|
01 October 2014, 4:35pm

Mitchell Sams

Tienes que amar la casualidad épica de Maria Grazia Chiuri y Pierpaolo Piccioli. Hay algo verdaderamente brillante acerca de hacer un show en una carpa en Tuileries en el penúltimo día de la temporada y presentar ochenta looks como si fuera lo más natural del mundo. Añade a eso el hecho de que ambos no se meten en la producción teatral que es hacer el show de Valentino, y todo suena como si hubiera sido insoportable estar ahí. Fue todo menos eso.

La enorme complejidad que llevan cada uno de los atuendos de Valentino no puede dejar de ponerte en trance: cuando desfilan tan rápido como ochenta veces, la sobrecarga de emociones sucede y te sientes un tanto trippy. Estuvo increíble. "Viajes en Italia", decían las notas del desfile, las cuales hacían referencia a los grandiosos tours del siglo XVII, donde autores, artistas, reyes y soñadores en general exploraban el clasicismo europeo regresando a sus tierras como hombres nuevos. En ese sentido, Chiuri y Piccioli adoptaron todos lo clichés italianos -justo como esos jóvenes lo hicieron 300 años atrás- en una colección que rindió homenaje a las antiguas ruinas, el mar, y todos los colores y motivos que caracterizan a este país. Pero estos eran unos geniales estereotipos, del tipo que siempre inspira a los artistas a crear arte asombroso.

Valentino Primavera/Verano 15

Fue una experiencia abrumadora donde no se puede ser más mágico o más hermoso que lo que Valentino ofrece, y cuando "Metti una sera a cena" de Ennio Morricone se detuvo para dar paso a "Carrington" de Michael Nyman, un deslumbrante segmento de vestidos se deslizaban por la pasarela. Chiuri y Piccioli nos tenían comiendo de la palma de sus encantadas manos.

valentino.com

Credits


Text Anders Christian Madsen
Photography Mitchell Sams