Publicidad

la marca (casi) multimillonaria de kylie jenner tiene un grave problema

"Estados Unidos adora la cultura negra, pero no a la gente negra".

|
jul. 18 2018, 8:10am

Imágenes vía Instagram 

Publicidad

Estas dos últimas semanas han resultado ser un verdadero "caos" para Kylie Jenner y su equipo de relaciones públicas. Primero, la pequeña del clan Kardashian anunció sutilmente con un comentario en Instagram que se había quitado el relleno de los labios. La gente, tras verlo, empezó a reivindicar los labios finos como nueva tendencia de belleza. Muchos, y con razón, denunciaban la facilidad con la que Kylie se apropia y luego desecha rasgos característicos con los que nacen las mujeres de color y, a menudo, marginadas.

Luego, Forbes lanzó su último número con Kylie en portada. "Con 21 años", decía el titular principal, "está destinada a convertirse en la multimillonaria hecha a sí misma más joven de la historia. Bienvenidos a la era de la influencia de la fama extrema". Obviamente, la gente reaccionó con frustración al ver que alguien que viene de una familia increíblemente rica, que se embarcó en un 'reality show' cuando solo tenía 10 años, fuese considerada una persona "hecha a sí misma".

Lo cierto es que no hace falta analizar demasiado esta incongruencia; Forbes lo ha hecho por nosotros combinando paradójicamente los conceptos "hecha a sí misma" con "influencia de la fama extrema". La portada ha sido denunciada hasta por el diccionario:

'Hecho a sí mismo' significa haber triunfado en la vida sin ayuda.

Utilizado en una oración: 'Forbes' dice que Kylie Jenner es una mujer hecha a sí misma.

Publicidad

Kim Kardashian ha salido en defensa de Kylie y le ha contado a Refinery 29 que “todas somos mujeres 'hechas a sí mismas'". Y añade: "Qué, ¿porque venimos de una familia que ha triunfado? Para mí, eso no tiene sentido... Conozco a mucha gente que no ha resultado ser tan exitosa como Kylie. En todo caso, he visto lo contrario". Este argumento no tiene mucho sentido: nadie dice que Kylie no sea una mujer de éxito, pero quienes consideran Kylie Cosmetics como un caso de genialidad empresarial emprendedora están obviando la gigantesca red de apoyo, dinero y fama con la que contaba cuando fundó la empresa. Por nombrar a un astuto usuario de Twitter, "llamar a Kylie Jenner 'multimillonaria hecha a sí misma' es como decir que has hecho una sopa de la nada solo porque has abierto la lata y la has recalentado".

Las críticas no acaban aquí. Muchos han denunciado las prácticas de la gurú del maquillaje por apropiarse y comercializar rasgos característicos de la cultura negra para crear su fortuna multimillonaria. "Puedes salir en la portada de Forbes + ser una joven multimillonaria por vender los rasgos, el estilo y el 'swag' que las mujeres negras han poseído siempre, pero por los que también las catalogan de 'ghetto'", escribía la activista y escritora Brittany Packnett en Twitter.

Una de las cosas más significativas de la marca de Kylie es su popular 'Lip Kit': un coordinado pack que incluye un perfilador, un lápiz de labios y un brillo, productos normalmente popularizados por llevarlos en sus propios labios. Es por eso por lo que la gente está diciendo que su marca se apropia culturalmente: lo que hace, básicamente, es sacar beneficio de un rasgo tradicionalmente asociado a las mujeres de color. "La gente negra siempre ha tenido los labios grandes. Deja de utilizar los rasgos de la gente como si fuesen tendencias", 'tuiteó' una persona cuando se quitó el relleno de los labios. Otra añadió, "'Kylie Jenner se ha quitado los implantes' 'pasando de los labios gordos' agh, ¿podéis admitir ya que no dejáis de usar los rasgos de los negros como tendencias de quita y pon?".

La frustración que muchos han expresado en relación al éxito de Kylie se basa en que, una vez ha hecho caja y ha ganado relevancia y prestigio, se deshace de las cualidades de las que se ha apropiado con mucha facilidad. "Y fíjate, ¿ahora que ya ha hecho fortuna?", continúa Britanny, "El relleno de los labios desaparece. El falso bronceado desaparece. De la misma forma que hizo Miley Cyrus antes que ella, [Kylie] explotará la cultura negra y a la gente negra mientras le resulte rentable y luego volverá a la comodidad que te proporciona el ser blanco".

Publicidad

Cuando Miley se puso a hacer 'twerk' en los VMAs y se empezó a poner 'grills' de oro y rastas, lo hizo como intento de desvincularse de imagen ñoña que le había proporcionado Disney y cambiarla por una más arriesgada y controvertida. Sin embargo, tras utilizar la cultura negra a su favor, la abandonó y siguió con su vida.

"Sería injusto, sin embargo, decir que las Kardashian son las únicas que están capitalizando la cultura negra. Este caso abunda"

Como nuestros compañeros de i-D UK escribieron en una pieza sobre por qué no deberíamos estar celebrando el hecho de que Kylie se haya quitado los implantes de los labios, "están seleccionando y escogiendo los elementos de la cultura negra que les gustan, pero no están sujetos a la marginación que generalmente les acompaña, y tampoco están preparados para apoyar y satisfacer las necesidades de las personas de color".

Esta no es la primera vez que Kylie o el resto de las Kardashian han sido acusadas de sacar beneficio de la apropiación cultural. El año pasado, el Daily Beast publicó un artículo titulado "Cómo Kylie Jenner y Khloe Kardashian se aprovechan de la creatividad negra". En él, discutían cómo Kylie le había robado a una empresa fundada por gente negra unos diseños con estampado de camuflaje para introducirlo en el 'merch' de su página web.

La empresa hasta publicó 'tuits' que demostraban que Kylie les había comprado ropa antes de lanzar su propia colección. Sin embargo, lo interesante de todo eso es que dichos 'tuits' fueron eliminados poco después. De manera similar, la diseñadora Destiny Bleu alegaba que Khloe compró ropa de su marca poco antes de ver unos diseños muy similares a los suyos en su línea de ropa Good American.

La línea @dbleudazzled de @destineybleu en las primeras tres fotos vs. la línea de Khloe en la última foto. Respetad las fuentes y apoyad las empresas creadas por la gente negra.

Publicidad

Y luego están las trenzas de Kim. Ah, y aquella vez que Kendall y Kylie Jenner colocaron sus caras encima de las de Tupac y Biggie (sin el consentimiento de los poseedores de sus derechos) en unas camisetas para venderlas por más de 100 euros. Y nunca podremos olvidar el Pepsi-gate.

Sería injusto, sin embargo, decir que las Kardashian son las únicas que están capitalizando la cultura negra. Este caso abunda. Por ejemplo, hay muchos clubes en las zonas pijas de las grandes capitales del mundo que pinchan música creada por negros, pero supuestamente son bastante racistas a la hora de permitir la entrada a gente de color. Aparentemente, en la última sensación de la televisión británica, Love Island, han eliminado escenas importantes que se centraban en la relación de Samira —uno de los pocos personajes negros del programa—, que probablemente ha llevado a la audiencia a fijarse menos en su pareja y que seguramente haya sido la causa de su expulsión, dejando a Samira tan triste que decidió abandonar el programa poco después que él. Una vez más:

¿Por qué ponen música negra en Love Island si no hay gente negra en la casa?

Publicidad

Pero esto también se remonta al pasado: Elvis, el llamado "Rey del Rock and Roll", absorbió numerosas influencias del rhythm and blues y la música gospel que nacía de las comunidades negras. De la misma forma, The Rolling Stones alcanzaron unos altísimos niveles de éxito y fortuna que sus compañeros negros en la industria solo podrían haber conseguido en sus sueños. Podríamos seguir y seguir y seguir, pero básicamente, lo que hace la capitalización de la cultura negra propiciada por Kylie y la Kardashian Krew es remarcar lo que Brittany quería decir cuando 'tuiteó' "América adora la cultura negra y no a la gente negra". En el peor de los casos, la modificación del cuerpo es mala, pero es todavía peor cuando hay gente aprovechándose de los atributos por los que la gente negra ha sido marginada y fetichizada.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

more from i-D