Publicidad

por qué 'buffy cazavampiros' fue la mejor serie de los 90

Referencias noventeras, declaraciones feministas, protagonistas atractivos, romances lésbicos... Con motivo del 20º aniversario de la serie, os presentamos algunos de los motivos que han hecho de la serie de Sarah Michelle Gellar un hito inolvidable de...

|
mar. 7 2017, 8:10am
Publicidad

Han pasado 20 años desde que se emitió el primer episodio de Buffy Cazavampiros y aún así parece que fue ayer cuando atravesábamos el cementerio con Buffy, Willow, Xander y el resto de la banda, con el monísimo profesor Giles algo rezagado tras ellos musitando encantamientos. Estuvimos ahí en los buenos y en los malos momentos, cuando Willow se pasó al lado oscuro y cuando Spike se volvió bueno. Incluso estuvimos ahí cuando se estrenó el "spin-off" Angel —que era una basura eso está claro— y, sin embargo, nosotros permanecimos fieles. 

Pero entonces llegó el día en que una Boca del Infierno finalmente se abrió, se tragó a todo Sunnydale y Buffy fue por fin libre de vivir una vida normal, obligándonos a nosotros a volver a la nuestra. Fue un horror, pero finalmente conseguimos superarlo. El tiempo todo lo cura y ahora solo tenemos gratos recuerdos. Tan gratos, de hecho, que hemos decidido compartir algunos de ellos contigo para conmemorar el vigésimo aniversario de la serie que cambió nuestras vidas.

Tíos buenos
Tanto si os gustan los rubios como los morenos, los vivos o los no-muertos, en lo que respecta a los protagonistas masculinos, Buffy Cazavampiros tenía un poco de todo para todos los gustos. Si te molan las criaturas de la noche que han sido maldecidas con un alma, lo tuyo son los chicos como Angelus (o Angel, para abreviar). Alto, moreno, atractivo y parece envejecer increíblemente bien... Angel es perfecto para aquellos a quienes no os gusta acostaros con los tíos en la primera cita. De hecho, quizá es mejor que no os acostéis con él en absoluto porque tiene tendencia a volverse malvado después de alcanzar el clímax (y no lo digo porque ya no te vaya a volver a llamar, sino porque intentará comerte).

Después está Spike, el chico malvado de pelo rubio oxigenado con una predilección por el cuero al que le gustan los largos paseos por la noche, matar cazavampiros y beberse la sangre de la gente. ¿No te van los tiernos y mordisqueantes abrazos de los no-muertos? Entonces siempre tendrás al adorable perdedor de Xander o al enternecedoramente emo Oz, que era mitad músico, mitad hombre lobo. Quienes se sientan más atraídas por el tipo de tíos que leen mucho tienen a Giles, bibliotecario de día y vigilante de noche. Es decir, la viva encarnación del madurito interesante, pero es probable que sea porque fue la única persona que realmente envejeció durante la serie. También estaba Riley: el dulce y sensible soldado y atractivo novio de Buffy, que a su vez era el mejor manejando un arma. Tú eliges.

El sentido de la moda de Buffy
Niñas monas de Tumblr con chokers góticos, skaters con gorritos de lluvia... Las tendencias de los noventa siguen estando muy en boga. Sin embargo, no hace falta que busques más allá de Buffy para encontrar inspiración, Desde el momento en que la conocimos, fue amor a primera vista. Ahí estaba ella, una inadaptada total, de pie sobre las escaleras del instituto de Sunnydale con un top blanco y un cárdigan de manga corta con a una minifalda marrón, botas altas hasta la rodilla y un clip blanco en el pelo. 

Muy mona, pero lanzando comedidamente un mensaje que decía claramente "yo mato vampiros". Conforme fueron sucediéndose las temporadas, Buffy cambió sus minifaldas por un look más grunge que incluía camisas de cuadros y petos. Después llegó la fase del cuero y la de los mini shorts con camisetas de tirantes. Después llegó el día en que llegó el gran momento de presenciar su traje de graduación: un vestido rojo de tirantes que llevó con el cabello recogido, una tiara y un rifle. Un look final insuperable. Mientras la Boca del Infierno se tragaba todo Sunnydale, Buffy mantuvo su estilo con un par de pantalones vaqueros, un top blanco y una chaqueta de ante beige. Con un poco de sangre y una antigua guadaña en la mano como accesorios, yo diría que su aspecto era bastante emblemático.

Romance lésbico
Igual que las de Buffy y Angel, Angel y Darla y ―extrañamente― Buffy y Spike, la relación entre Willow y Tara pasará a los anales de la historia como uno de los mayores romances de todos los tiempos. Condenado, es verdad, pero aun así maravilloso. De hecho, hizo en realidad historia por ser la primera representación recurrente de una pareja de lesbianas en el horario de mayor audiencia en Estados Unidos. Es decir, era algo bello de ver: dos tímidas mujeres jóvenes con una fascinación por todo lo wiccano uniéndose para lanzar dulces, dulces hechizos. 

Publicidad

Bondadosas, cariñosas y básicamente un poco aburridas en lo relativo a su moralidad, Tara y Willow atravesaron una zona turbulenta conforme Willow empezó a utilizar más la magia. Al ver el descenso de Willow hacia la adicción, ella la abandona. Naturalmente se reconciliaron, pero justo después Tara recibió un disparo en el corazón a manos de Warren, el malvado líder de El Trío (¿En serio? ¿Por qué?). Finalmente, muere trágicamente en los brazos de Willow, provocando que esta se vengue despellejando vivo a Warren. Oh, qué romántico. Se me ha escapado una lagrimilla.

El musical
Si la vida fuera un gran musical en el que desveláramos nuestros sentimientos más ocultos mediante alegres canciones, ¿no sería el mundo un lugar mejor? No, para nada. Pero no fue ese el caso en Once More, with Feeling, afectuosamente recordado en los círculos sobre Buffy como el séptimo episodio de la sexta temporada, en el que un demonio del blues —vestido de traje y bailando claqué— lanza un hechizo al grupo que les provoca ponerse a cantar cada vez que quieren expresar sus sentimientos más sinceros. ¿Por qué? En realidad no me acuerdo, pero supongo que si compartían demasiado sus sentimientos acababan muriendo. 

De hecho, esta es una lección que todos deberíamos aprender, especialmente cuando es viernes por la noche y, después del trabajo, salimos a beber con nuestros compañeros de oficina, pero ahora estoy divagando. El rock and roll de Spike Rest in Piece, la estremecedora versión que interpretó Buffy de Something to Sing About... Todos estos temas son los que hacen que este episodio se haya convertido en el más maravilloso de todos los tiempos.

Feminismo
Según explica Alison Bechdel en Wikipedia, el Test de Bechdel se cuestiona si una obra de ficción incluye al menos a dos mujeres hablando entre sí sobre algo que no sea un hombre. Pero, ¿cuenta si hablan sobre un demonio? Es broma. Ahora en serio, adelantándose muchos años a su época, Buffy Cazavampiros se presentaba como una serie sobre una chica joven con poderes sobrehumanos que empleaba para vencer la cruda brutalidad de los demonios, que normalmente eran masculinos. Era una tía dura. Se enfrentaba al peligro sin miedo e incluso mató al amor de su vida para salvar al mundo. 

Publicidad

De hecho, todas las mujeres de la serie eran muy decididas: Faith, Kendra, Anya y el resto de Cazavampiros potenciales del mundo (todas mujeres y todas feroces gracias al mecenazgo de Buffy). Bueno, de acuerdo, Dawn era una pazguata, pero es que ni siquiera era una persona real. El mejor personaje era de hecho Anya, una antigua demonio que se negaba a aguantar mierdas de nadie. Odiaba a los conejos y pensaba que Martha Stewart era una bruja en secreto. "Nadie podría hacer tanto découpage sin convocar a los poderes de la oscuridad". ¿Qué más puede pedirse a una serie?

Recomendados


Texto Tish Weinstock

more from i-D