Publicidad

raf simons quiere que todos olvidemos ya nuestra obsesión con el 'streetwear'

El genio belga regresó a su segundo hogar, un almacén de París, para tentarnos con su revolución juvenil que mezcla el DIY con la Alta Costura.

|
jun. 21 2018, 1:49pm

Fotografía Mitchell Sams 

¿Quién?
Desde el momento en que lanzó su marca homónima en 1995, Raf Simons contrarrestó la estética sexy de la moda masculina de la época al presentar su propia realidad juvenil, impecablemente vestida con trajes esbeltos. "Vi toda esta ficción (chicos guapos y bronceados), era lo opuesto al mundo que quería representar", explicó Raf Simons a Jo-Ann Furniss en la edición de febrero 2001 de i-D, The Inspiration Issue. Influenciado tanto por sus amigos en la escena punk de Amberes, como por diseñadores como Martin Margiela y Helmut Lang, su visión era más oscura, más sucia y más clandestina que cualquier cosa que hubiéramos visto antes. 23 años después, un culto y tres roles como director creativo más tarde, y el genio nacido en Bélgica continúa desafiando el sistema al contemplar su propia realidad, haciendo un collage de su vida, con todo y amores y obsesiones.

Lejos de ser nostálgicos, estas reminiscencias impulsan continuamente las posibilidades y nos llevan a nuevos lugares. Desde su recontextualización de los clásicos del guardarropa a su enfoque vigorosamente gráfico, sus siluetas cambiantes de forma, la estridente música de pasarela, sus modelos sacados de un casting de la calle, las bodegas apartadas de todo como recintos, a su curaduría de shows de arte, Simons siempre ha estado dos pasos adelante de todos los demás.

Para primavera/verano'19, mientras regresaba a su segundo hogar (un almacén en las afueras de París) después de tres temporadas en New York Fashion Week Men's, el maestro de la moda masculina declaró que es tiempo de ir más allá de la moda urbana. "Necesitamos un nuevo esquema, una nueva forma", explicó en backstage. "Por supuesto que fui parte de esto, pero hay demasiadas sudaderas con estampados ahí afuera. Algo tiene que cambiar". Su cambio fue “el DIY se mezcla con couture" para una nueva generación. Mientras que el punk fue en parte una reacción a la escena musical estancada de los 70, Simons reacciona hoy en día al predominio del streetwear.

¿Qué?
Una vez más, Simons recurrió a finales de los años 70 y principios de los 80, antes de saltar hacia el futuro. De las imágenes punk cortadas y pegadas (algunas icónicas, algunas redescubiertas), que adornaban las prendas de vestir y los accesorios con agujeros adicionales para hacer y deshacer, y los piercings artesanales en forma de D, esto fue el punk revisitado, reinventado y renacido. Solo Simons podía llevar el espíritu del punk al atelier y elevarlo sin perder su energía. "Hay todas estas referencias al punk, como los imperdibles, los postes, y el cuero negro, pero estaba desafiándome a mí mismo para hacerlos de una manera que no fuera la misma. No quería que la gente los reconociera", explicó.

Publicidad

Al revisar el momento en que "el punk se encontró con el 'new wave'", Simons también estaba reinterpretando su propio pasado también. Un superfan de Simons podía reconocer los gráficos y siluetas seminales de su archivo. Los chalecos de malla fueron un claro ejemplo que discutimos entre bastidores. "He usado esto antes", explicó. "Es como cuando a los chicos les gusta pasara el rato cargando su paquete de seis cervezas, pero también les gusta Paco Rabanne".

¿Wow?
En todo momento, Simons se deleitó en los diálogos del pasado y presente, alto y bajo, DIY y Alta Costura. Luego Simons lanzó una fiesta con Clara 3000 y Nina Kraviz en conjunto con Undercover que hizo que todos, desde Naomi Campbell hasta Marine Serre, bailaran. "Todo, excepto el jersey y un par de trajes, estaba hecho de satén duquesa", explicó. Esta satén que Simons eligió es notoriamente difícil de usar (es particularmente lujoso, pesado y rígido), y es más común verlo en las casas de Alta Costura que en los almacenes de ready-to-wear. Di no al streetwear, sí al satén.

Fotografía Mitchell Sams

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

more from i-D