Publicidad

Parece que el contenido pro-anorexia ha encontrado un nuevo hogar en TikTok

A medida que la plataforma ha crecido en popularidad, particularmente durante el confinamiento, una cantidad preocupante de contenido poco saludable sobre trastornos alimentarios ha comenzado a florecer en la red social.

por Alice Crossley
|
29 Mayo 2020, 11:35am

Para los procrastinadores online (que seamos sinceros, durante el confinamiento, fuimos todos nosotros) TikTok es el patio virtual ideal. La página For You (FYP) permite el desplazamiento sin sentido y sin el esfuerzo de encontrar buenas cuentas a seguir. Y el concepto rápido de la plataforma de vídeos de sesenta segundos significa que en menos de cinco minutos, puedes descubrir de todo, desde la agricultura TikTok (jóvenes agricultores que juegan con sus ovejas favoritas) hasta la escuela privada TikTok (relatos terriblemente adictivos de dramas de internado).

Pero debajo de todas esas fantásticas estéticas y subculturas súper nicho, la aplicación también tiene un lado más oscuro. Uno que amenaza el oasis cómico que ha captado la atención de más de 800 millones de usuarios mensuales. TikTok está cada vez más lleno de contenido sobre cómo perder peso; los ejercicios abdominales y los vídeos de "lo que como en un día" constituyen una sección considerable del FYP, aunque, por supuesto, el algoritmo también significa que cuanto más miras, más te saldrá ese tipo de contenido. Si bien al principio solo aparecen vídeos de dietas o ejercicios para adelgazar, si navegas un poco más, no es difícil encontrar un abismo preocupante de contenido pro-anorexia.

Si bien el contenido en sí es inquietante, este problema, debe tenerse en cuenta, no es exclusivo de TikTok. Este tipo de contenido ha existido en la plataforma de redes sociales durante muchos años, ya sea en Tumblr o Instagram. Sin embargo, lo que hace que TikTok se destaque es que (a diferencia de la página de exploración de Instagram) el FYP funciona como una página de destino. Desde el momento en que un usuario abre la aplicación, se le presenta un diluvio de contenido creado por extraños basado en algoritmos. Parece solo necesario detenerse en un vídeo y las siguientes tres o cuatro sugerencias sobre el FYP (o la próxima vez que abra la aplicación) seguirán un tema similar, por lo que es fácil quedar atrapado en ciclos de contenido peligroso.

Las pautas de la comunidad de TikTok establecen que existe, al menos en teoría, una prohibición general de "contenido que respalda el comportamiento pro-ana u otro comportamiento peligroso para perder peso", con la excepción del contenido que "brinda apoyo, recursos o mecanismos para hacerle frente". #Eatingdisorder tiene 23.7 millones de visitas, pero el hashtag está igualmente cargado de vídeos de recuperación y conciencia, contenido que TikTok está ansioso por no desalentar por temor a crear barreras en torno a la discusión sobre la salud mental. Esto inevitablemente provoca que se cuelen vídeos peligrosos. Lo que es útil para algunos puede ser desencadenante para otros.

Publicidad

No solo se usan con frecuencia los hashtags del trastorno alimentario y la anorexia, sino que también hay una gran cantidad de variaciones mal escritas de palabras relacionadas. Aunque los errores tipográficos son un error fácil de cometer, #Anorexie, en particular, tiene 17,2 millones de visitas y el contenido que usa el hashtag tiende a ser más peligroso que el de #anorexia, lo que sugiere un intento intencional de disfrazar el contenido para evitar a los moderadores de TikTok. La organización benéfica británica BEAT que combate los trastornos alimentarios, ha informado un aumento del 30% en la demanda de sus servicios de apoyo durante el confinamiento; por eso, la posibilidad de que los algoritmos de TikTok presenten activamente a los jóvenes vulnerables contenido peligroso interminable es cada vez más alarmante.

Grace, de 18 años, ha luchado con un trastorno alimentario durante seis años y actualmente se está recuperando. La adolescente de Washington comenzó a involucrarse con los TikTok relacionados con el trastorno alimentario para apoyar a aquellos en situaciones similares. "A veces comento sobre publicaciones relacionadas con el trastorno alimentario que intentan ser alentadoras", dice, pero la interacción significó que su FYP se llenó rápidamente de contenido pro-anorexia. "Hago un esfuerzo para evitar dejarme llevar por ellos", dice Grace, "ver cosas como esas en una plataforma en la que sigo para ver cosas divertidas puede ser molesto y peligroso para mí".

Además de desencadenar contenido pro-ana, TikTok también es hogar de un serio hilo de información errónea sobre la salud y la dieta, con adolescentes que fomentan el uso de laxantes, abuso de medicamentos para el TDAH y reemplazan las comidas por café helado para lograr "la delgadez perfecta". El hashtag "eating disorder check" tiene más de 1,500 vídeos y, a pesar de un uso principalmente irónico, el apartado 'so you think I'm skinny' tiene más de 85,000 interacciones, no todos tan irónicos como cabría esperar.

Fue este tipo de vídeos lo que llevó a Joely Pendleton, de 19 años, a eliminar la aplicación por completo. Una adicta confesa a TikTok, Joely, con sede en Liverpool, descargó originalmente TikTok, como muchos de nosotros, para encontrar contenido divertido, pero pronto el humor negro se convirtió en contenido explícito sobre autolesiones y trastornos alimentarios. "Comenzó a mostrarme el contenido a favor del trastorno alimentario" y encontró vídeos "que mostraban a personas envolviendo sus manos alrededor de sus muslos. Lo ignoré constantemente, pero seguía apareciendo y luego comenzaron a anunciar aplicaciones para el ayuno intermitente y fue entonces cuando lo eliminé", dice ella.

Pero así como el contenido peligroso aumenta, también lo hace un ejército creciente de usuarios que intentan combatirlo. Usuarios de TikTok como Jennifer Medhurst, conocida en línea por su nombre @theimperfectnutritionist, está utilizando su plataforma para fomentar relaciones saludables con la comida. Como nutricionista certificada por BANT, recurrió a TikTok para escapar de la estética ultra curada y superficial de Instagram, Jennifer descubrió que esta plataforma tenía más espacio para la conversación y el diálogo. Ahora, sus ideas de comidas saludables y vídeos que rompen mitos han acumulado 14,600 seguidores en poco más de dos meses. “El contenido del trastorno alimentario no es exclusivo de TikTok. Creo que está más expuesto", dice Jennifer, "necesitan hacer que el algoritmo no funcione tan bien para ciertos fragmentos de contenido". Sin embargo, la nutricionista es optimista. "Mi cuenta está creciendo increíblemente rápido y creo que es porque hay una falta de información", dice, "y claramente hay un deseo de esa información". A medida que la aplicación se vuelve más popular entre los grupos de mayor edad, Jennifer espera que la información sobre la dieta se filtre y gradualmente se vuelva menos invasiva.

Y, por supuesto, al vivir junto con el contenido peligroso, también hay una próspera comunidad que habla sobre recuperación de trastornos alimentarios en TikTok. Los usuarios crean cuentas específicas, que utilizan para hacerse responsables de su progreso y alentarse mutuamente cuando tengan dificultades. Un vídeo con más de 31.5k me gusta muestra a una chica comiendo una mandarina. El subtítulo dice: "Comí hoy por ustedes, chicos. POR ustedes. Les debo mucho a todos. Gracias".

La terapeuta nutricional Jenny Tomei usa los hashtags del trastorno alimentario (y sus diversos errores ortográficos) en sus propios vídeos, con la esperanza de romper el contenido potencialmente desencadenante con consejos y verdades sobre los graves efectos de los trastornos alimentarios. Jenny, una anoréxica recuperada, se ha integrado en la comunidad de recuperación en la aplicación. "Tengo esta pequeña comunidad funcionando", dice ella. "Realmente me conecté con ellos y les dediqué mi tiempo". Con una cuarentena que restringe el acceso a los terapeutas y los servicios de apoyo, el consejo de Jenny está adquiriendo una importancia adicional para estos usuarios. "Todos están recayendo y poniendo sus cabezas en TikTok y viendo vídeos sobre cómo perder 1.200 calorías en un día" dice. "Hago todo lo posible para ahogar a las masas, pero no, no creo que sea suficiente, ya que hay demasiado [contenido pro-anorexia]".

Publicidad

TikTok, por su parte, afirma estar constantemente revisando y eliminando vídeos, teniendo en cuenta la cuenta, los hashtags y los vídeos mismos para trazar la línea entre la activación del contenido y lo que puede ayudar a la recuperación del usuario. La aplicación emplea sistemas de moderación humanos y digitales; también tienes la opción de marcar un vídeo como "no me interesa" y eliminar contenido similar de tu feed, una característica sorprendentemente no descubierta de la aplicación.

"Mantener a nuestra comunidad segura es una prioridad para TikTok, y nos preocupamos profundamente por el bienestar de nuestros usuarios", dijo un portavoz de TikTok. “Para algunos, TikTok les brinda la oportunidad de compartir su experiencia de vivir o recuperarse de un trastorno alimentario y la expresión de esta naturaleza está permitida dentro de los límites de nuestra comunidad. Cualquier contenido o cuenta que busque promover o glorificar los trastornos alimentarios es una violación de nuestra filosofía y se eliminará".

Los algoritmos de TikTok son objeto de mucho misterio y admiración en Internet, pero su efectividad se vuelve contradictoria cuando se aplica al contenido pro-ana. La plataforma de redes sociales bien puede ser consciente del precario equilibrio de la autoexpresión y la protección que tiene que hacer cumplir, particularmente con una base de usuarios predominantemente compuesta por menores de 25 años, pero independientemente, necesita garantizar al seguridad para usuarios como Joely. Los datos afirman que TikTok se lleva la corona como la aplicación más descargada del mundo, pero con el éxito viene la responsabilidad. La compañía ahora tiene una oportunidad de liderar la creación de aplicaciones para salvaguardar la salud mental de los jóvenes. Esperemos que se hagan cargo de ello.

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

Tagged:
mental health
anorexia
recovery
Salud Mental
eating disorder
bulimia
TikTok
desórdenes alimentarios