Publicidad

hemos probado los productos de belleza más terroríficos de internet

Le pedimos a un grupo de amigos del equipo de i-D que probasen algunos de los productos más extraños que puedes encontrar en Internet por un rango aproximado de 2 a 20 euros.

|
jul. 26 2018, 7:41am
Publicidad

Amazon es un lugar complejo repleto de una gran variedad de aparatitos que prometen dejarte "más guapa de lo que eres". Por unos 9 euros, puedes hacerte con un cinturón de ajuste facial que te borra las profundas arrugas que se agrupan alrededor de tus ojos. Por 5, puedes comprarte un rodillo tridimensional de adelgazamiento para la nariz que te otorgará la preciosa "nariz botón" que siempre has soñado. Todos hemos perdido mucho tiempo de nuestras vidas mirándonos en el espejo, rascándonos las manchas y empujándonos la papada hacia los pómulos, pero no todos tenemos el colchón económico como para cortarnos con bisturíes, sacarnos la grasa y llenar la piel flácida de silicona.

Detrás de estos utensilios de belleza, como los entrenadores musculares y los ensanchadores de labios, yace la esperanza. La gente que los compra realmente cree que pueden abrirte nuevas posibilidades, como una inyección de seguidores en Instagram o el tipo de cara que hace que no pagues entrada en las discotecas.

Para explorar esta fluctuante relación entre identidad y belleza, llamamos a nuestras amigas para que probaran los productos más raros que encontramos en Internet y hablamos sobre la triste realidad: es muy probable que vendarte la cara con una tira de lycra sofocantemente apretada no te vaya a dejar una barbilla perfecta.

Pelin

Según este vendedor de Amazon, el modificador de nariz que lleva Pelin utiliza "vibraciones físicas de microondas" para "estimular varias partes internas de cartílago" con el fin de lograr tener una nariz con un "puente fuerte, bello y alto". Está diseñado para darle ese aspecto puntiagudo a la nariz, como la de Anna Nicole-Smith.

¿Qué le ha parecido a Pelin?
"El cuidado de la belleza no es regresivo o progresivo. No tener otra opción es lo que puede parecer regresivo, pero tenemos elección. Es interminable. Me divertí jugando con los productos, pero en cuanto me dijeron cuál era su propósito real, ya no me pareció divertido para nada. Ninguna obsesión en el mundo es divertida. Las obsesiones causan estrés".

Maxim

Maxim ha usado un tensor de cara para reducir las arrugas y tonificar los músculos faciales. Apenas podía respirar.

Publicidad

¿Qué le ha parecido a Maxim?
"Cuando me siento bien, me veo bien. Creo que la piel es un buen ejemplo de eso. Cuando estoy estresada, mi piel está fea y gris. Cuando como y duermo de forma apropiada, mi piel se ilumina. La clave está en llevar una dieta equilibrada y beber mucha agua. No creo que nadie pueda ser feliz todo el tiempo, así que la belleza para mí también se trata de aceptar que tienes días malos, y eso está bien.

Cada generación tiene su propia manera de lidiar con sus inseguridades y la nuestra, naturalmente, está influenciada por la tecnología. Muchas personas no pueden pagar la cirugía plástica y si sienten que estos productos les pueden ayudar, yo lo apoyo totalmente. Por otro lado, existen los peligros de lucrarse a base de jugar con las inseguridades de las personas".

Betty

Betty lleva un masajeador de adelgazamiento para la nariz. Es "liviano y portátil" para que puedas "llevarlo fácilmente a donde quieras". Perfecto. No sería para nada vergonzoso usar este artilugio vibratorio mientras estás en el metro de camino al trabajo.

¿Qué le ha parecido a Betty?
"Creo que la belleza viene del interior. Para mí, usar todas estas cosas me pareció bastante regresivo en términos de estándares de belleza, especialmente porque muchos de los artículos se usaban para alterar tu aspecto natural en lugar de mejorarlo.

Nunca he utilizado productos como este; siento que contribuyen a forzar a las mujeres a entrar en los cánones impuestos por nuestra sociedad, y eso es realmente agotador. En mis primeros años de adolescencia, usé voluminizador de labios, crema autobronceadora y uñas postizas, pero al madurar, me he dado cuenta de que no mejoran nada mi confianza y, en todo caso, estos productos me hicieron sentir extraña y alejada de mí misma".

Josephine

Josephine lleva un tensor facial de plástico para absorber todo ese exceso de piel que arruina nuestras vidas y nos convierte en fracasados.

Publicidad

¿Qué le ha parecido a Josephine?
"Siempre recuerdo a Diana Vreeland diciendo: 'La única y verdadera elegancia está en la mente'. Yo pienso en la belleza de la misma forma. Algunas de las personas más chic que conozco aceptan sus defectos.

Mi filosofía de belleza tiene mucho que ver con el masaje y el drenaje linfático. Me encanta usar mis manos como si fueran productos cosméticos. He estado tomando estrógenos durante algunos años, lo que ha cambiado gradualmente la suavidad de mi piel, las características y la composición de mi cuerpo, así que a mí eso me ha funcionado muy bien.

Estos dispositivos prometen armonía estética. No me siento bien en absoluto. En estos momentos estoy leyendo The Beauty Myth de Naomi Wolf, así que pienso que estos aparatos tan solo promueven un tipo de belleza heteronormativa bastante convencional. Eso es algo inalcanzable a nivel global, y mucho menos emocionante".

Sofia

Sofia usa un tonificador muscular facial para reducir el exceso de grasa en las mejillas y acelerar el crecimiento en los pómulos. Puedes hacer estos ejercicios mientras miras la tele después del trabajo y tal vez logres tener la cara de Cate Blanchett.

¿Qué le ha parecido a Sofia?
"Creo que hay dos tipos de bellezas. Una es tan solo una construcción social y la otra se refiere a la que proviene de estar en paz con el cuerpo y la identidad de uno mismo. Lo que la sociedad considera bello puede no corresponderse con tu apariencia, pero puedes llegar a un punto en el que te quieres a ti mismo.

Publicidad

La mayoría de los entrenamientos musculares faciales se pueden realizar a través de ejercicios sin la necesidad de comprar estos productos; son máquinas que te sacan el dinero".

Este artículo apareció originalmente en i-D UK.

more from i-D