The VICEChannels

      fotografía Cheryl Santos 12 abril 2017

      las brillantes adolescentes cubanas de sayaka yamaguchi

      Tratando de recordar su propia juventud perdida, la fotógrafa japonesa recorre las calles de Cuba buscando los rostros de las adolescentes de la isla, descubriendo frente a nuestros ojos la radiante frescura cubana. Hablamos con ella sobre la conexión de esta serie de retratos con su adolescencia en Japón, y sobre cómo el machismo es uno de los obstáculos a vencer en los jóvenes de Latinoamérica.

      Sayaka Yamaguchi nació en Fukuoka, una ciudad situada al norte de la isla Kyushu, en Japón, vivió nueve años en Tokio, y llegó a Latinoamérica en 2008 como estudiante de intercambio en la Ciudad de México. "Era fotógrafa para un periódico en Tokio, pero ahora soy agricultora orgánica/viajera/fotógrafa freelance de medio tiempo :)". Los viajes de Sayaka la llevaron a Cuba en 2009, una visita que dejó una gran impresión en ella y que la hizo regresar para "saber cómo percibía al país donde decidí convertirme en fotógrafa después de ocho años". El resultado de ese regreso a su punto de partida, son retratos de adolescentes cubanas, justo antes de llegar a los 18 años, como un rescate y reflejo de su propia juventud perdida. Hablamos con la fotógrafa japonesa sobre la belleza de la cultura cubana, su conexión con su adolescencia en Japón, y sobre cómo el machismo es uno de los obstáculos a vencer en los jóvenes de Latinoamérica.

      ¿Cómo y cuándo empezaste a tomar fotografías?
      Comencé a tomar fotos desde que estaba en la preparatoria pero no era nada serio. De hecho, decidí trabajar en la fotografía después de hacer un viaje a Cuba en 2009, cuando vivía en México. En el viaje hice retratos con películas en blanco y negro, y un fotoperiodista amigo mío me hizo buenos comentarios al respecto y empecé a pensar en convertirme en fotógrafa.

      ¿Me puedes contar un poco sobre tus primeras fotos? ¿De cuáles estás más orgullosa?
      En mi carrera solía hacer fotoperiodismo, pero para ser honesta, no tengo algo de lo que pueda sentirme orgullosa de esa fase de mi vida. Me gusta la serie que tengo de una amiga, la cual he estado haciendo por más de tres años. Comencé a fotografiarla para captar su frágil belleza femenina.

      ¿Por qué regresaste a Cuba?
      Hice esta serie en enero de 2017; quería saber cómo percibía al país donde decidí convertirme en fotógrafa después de 8 años.

      ¿Alguna vez has estado en otras partes de Latinoamérica?
      Después de vivir en México durante un año, visité Guatemala. El año pasado también hice un viaje de cuatro meses por Sudamérica: estuve en Brasil, Uruguay, Argentina, Chile, Bolivia, Perú y Colombia.

      ¿Cuáles crees que son las ideas equivocadas más comunes acerca de Cuba?
      Que toda la gente sufre por la pobreza.

      ¿Crees que estas chicas desean una vida fuera de su país?
      A algunas les pregunté acerca de sus sueños y planes, y algunas dijeron que les interesa vivir en el extranjero, pero por el momento, quieren quedarse en Cuba.

      ¿Cómo reaccionaron cuando les pediste que te dejaran retratarlas?
      La mayoría de ellas dijeron: 'Ok, sí, seguro'. Todas sabían cómo expresarse y estaban orgullosas de que las fotografiara. Recorrí el lugar en búsqueda de algunas chicas bonitas que fueran radiantes como una manzana fresca.

      ¿Por qué la mayoría lleva puesto su uniforme?
      Porque esta serie se centra en chicas menores de dieciocho años de edad, ¡y el uniforme escolar es un símbolo del espíritu joven! La razón por la que la hice sólo con menores de dieciocho años es porque un día, en el metro en Tokio, había un grupo de chicas preparatorianas hablando y riendo con una radiante sonrisa en el rostro. Eran brillantes, jóvenes, frescas, hermosas e incluso atractivas. Tenían algo que yo ya había perdido, pero que probablemente tuve en mi adolescencia. Más tarde, un amigo me dijo que hasta alrededor de los dieciocho años nuestro cuerpo produce células nuevas que mantienen la juventud, pero que después de esa edad, todos gradualmente empezamos a envejecer. No estoy diciendo que envejecer sea malo, ciertamente creo en la belleza de la madurez, pero hablo de una peculiar belleza que sólo existe en tu adolescencia.

      ¿Por qué decidiste no incluir hombres?
      Simplemente porque, por lo regular encuentro la belleza en las chicas.

      ¿Hubo un lugar especial a donde hayas ido a buscarlas?
      Bueno, básicamente me paseaba por las ciudades de Cuba en las horas en que se suponía que debían entrar o salir de la escuela. Incluso detecté algunas escuelas y esperaba en los alrededores a que salieran algunas estudiantes, como un pedófilo o un pervertido, jajaja.

      La juventud es un tema recurrente en la fotografía, ¿por qué crees que es tan importante?
      Para mí, es una forma de rastrear el origen de mi propia juventud. Trato de entender algo que todos solíamos tener cuando éramos jóvenes. Algo que era precioso e invaluable.

      ¿Cómo crees que afecta a los jóvenes el clima político? Especialmente en los países en los que has estado...
      Hablando de Cuba, conocí a una joven de diecisiete años en La Habana, que adoraba estudiar lenguas asiáticas. Me dijo que podría estudiar más si pudiera tener una computadora pero que con los ingresos de su madre soltera, era casi imposible comprar una. Como seguro saben, el salario mensual promedio en Cuba es de aproximadamente unos $20 dólares, a menos que tengas otro negocio que te dé un extra. Su madre trabajaba duro como empleada doméstica en B&B (casa particular), pero eso no les permitía tener dinero extra.

      ¿Cuál crees que es el mayor reto que enfrentan nuestros jóvenes latinoamericanos en este momento?
      Romper con la cultura del machismo. Estaba harta de que me dijeran 'piropos' cuando estuve viviendo aquí en México; sin embargo, fue peor en Cuba... Bueno, creo que debido a que soy asiática y me veo muy diferente, recibo más atención; pero pensando en las mujeres que viven ahí, ellas tienen que enfrentar eso todos los días. Creo que es una forma irrespetuosa de acercarse a las mujeres. También, en la mayoría de los países de América Latina, tanto hombres como mujeres, me preguntaron con demasiada frecuencia si estaba casada o tenía hijos. Todos se preguntaban qué estoy haciendo a la edad de veintinueve años, jajaja. Las generaciones jóvenes en América Latina deben romper este estereotipo de los roles masculinos y femeninos, y establecer su propia forma de vida.

      ¿Cuál es el mensaje que deseas comunicar?
      Espero que las personas que vean esos retratos, especialmente aquellos que tienen más de dieciocho años, sientan ese algo que solían tener cuando estaban en su adolescencia.

      sayakayamaguchi.com

      Credits

      Texto Cheryl Santos

      Fotografía Sayaka Yamaguchi

      Conéctate al mundo de i-D! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram.

      Temas:cuba, retratos, fotografía, cultura, mexico, méxico

      comments powered by Disqus

      Hoy en i-D

      Ver más

      featured on i-D

      Ver más