The VICEChannels

      cine Alberto Sisí Sánchez 8 junio 2017

      10 pasos para abrazar el mal gusto, por eduardo casanova

      Con motivo del reciente estreno de 'Pieles' en España, hablamos con uno de los jóvenes directores españoles más controvertidos del momento para descubrir su particular visión del mundo, la estética y la política.

      10 pasos para abrazar el mal gusto, por eduardo casanova 10 pasos para abrazar el mal gusto, por eduardo casanova 10 pasos para abrazar el mal gusto, por eduardo casanova
      Imagen cortesía de​ DYP Comunicacion

      Eduardo Casanova ha conseguido, con apenas 26 años, hacerse un hueco dentro del cine español. Los cortometrajes de sus inicios y su primer largometraje, Pieles, así lo atestiguan. Los mejores en este campo quieren trabajar con él y pocos son los que se atreven a rechazar un papel en alguna de sus ficciones (si es que existe alguno).

      Ha llenado de rosa los photocalls de la Berlinale y del Festival de Málaga, y ha conseguido algo que no suele ser habitual: dividir al público entre los que odian su trabajo y los que lo aman con toda la fuerza de la que son capaces. Ahora, con Pieles reúne todas todas sus obsesiones; hace bonito lo más repulsivo y toca temas que a nadie nunca se le hubieran pasado por la cabeza. Sin embargo, el mensaje final es claro: la vida va de aceptar lo que somos —antes que después— para conseguir disfrutarla al máximo.

      Este viernes 9 de junio, el filme se estrena por fin en España y hemos aprovechado para pedirle al actor y realizador que defina diez conceptos con el fin de entender mejor lo que supone para él el mal gusto. Y sobre mal gusto seguiremos viéndole hablar, rodar y contar, pues esto no ha hecho más que empezar.

      Deformidad: desproporción o irregularidad en la forma de una cosa
      "Se supone que la deformidad es una irregularidad. Obviando los casos lógicos sobre la forma, a mí me interesa ir más allá. ¿Quién decide qué forma debe tener algo? Es decir, si alguien decide la forma que debe tener un pecho para que quepa en un vestido, basa esta idea en un prototipo de persona y de vestido. ¿Un vestido hecho para quién? ¿Para qué tipo de persona? Yo creo en la desproporción porque creo firmemente en la capacidad humana de elegir la forma y cantidad que cada uno toleramos. Creo en la irregularidad, pues la irregularidad es humana porque conlleva la equivocación, los altibajos, la vida en definitiva. El mundo es deforme y debemos dejarle que lo sea".

      Cirugía plástica
      "A mí, personalmente, la cirugía plástica me genera un conflicto interno que siempre me pone entre la espada y la pared. Apoyo la decisión individual y la reivindicación de que cada uno haga lo que quiera con su cuerpo. Estoy a favor de que nos convirtamos exactamente en lo que queremos ser, cueste lo que cueste y suponga lo que suponga. Es más, estoy a favor de las personas que deciden "desproporcionar" (en base a una supuesta forma) su físico y exagerar sus labios, pechos, glúteos u orejas. Estoy a favor de la supuesta desproporción, pero... ¿En que nos convertimos? ¿En los desproporcionados que queremos ser o en un modelo de persona modificada en base a constructos sociales normalmente misóginos y normativos? Es decir, ¿cuando alguien se opera para ser uno mismo, por muy extraño que sea, se opera para ser "uno mismo" o lo hace para parecerse a otra persona? ¿Está mal querer ser otra persona? Desde luego que mal no está, pero ¿somos dueños de nosotros incluso cuando somos dueños de nosotros? No tengo ni idea. Lo que si tengo claro es que me parece mucho más lógico querer ponerse un ojete en la cara que ponerse los abdominales de Rafa Mora".

      Colores pastel
      "A mí solo me interesa el color pastel cuando lo que envuelve es horrible. No me gusta Meghan Trainor en "All About That Bass", no me gusta Disney, no me gustan las princesas vestidas de rosa, no me gusta lo naive. Una vez más, rompiendo la asociación de ideas e intentando generar contrastes, me fascina cuando el cine de terror parece cándido, pues así sí me da miedo. O el vestido rosa de Chanel de Jackie Kennedy manchado de sangre".

      Sexo
      "Todo está sexualizado. Lxs cantantes del pop están sexualizados para vender; los perfumes se venden con sexo; la ropa se vende con sexo; incluso la política es sexo. Gran parte de la imagen que se vendía sobre Kennedy en su carrera hacia la presidencia consistía en que fuese atractivo y deseado, que fuese follable. También sucede con algunos dictadores. La imagen que se daba de Hitler, ese hombre de baja estatura y de físico 'normalito' (exceptuando gustos de cada uno/a) estaba forzada para que en un mundo en el que no existía la foto instantánea, ni la inmediatez de las redes sociales, pareciese un hombre vigoroso y, sí, follable de nuevo. Ser deseado sexualmente le daba poder y el poder es lo único que necesita un dictador para someter. El sexo puede generar guerras mundiales, dictaduras y muchas cosas más (positivas). También cabe decir que la sexualización está en la mayoría de casos contaminada por un mensaje misógino donde la mujer ocupa de nuevo el lugar de sumisa. El sexo es maravilloso, pero implica muchas cosas. Hay que follar bien".

      Censura
      "La censura es uno de los actos más peligrosos de una persona o una sociedad. Cuando alguien censura algo, priva a otra persona de un hecho que posiblemente tenga el poder de un cambio social. Cuando el individuo no se replantea nada, no evoluciona. Cuando no piensas, te quedas parado. Ese es el poder de la censura: inmovilizar las mente para, así, controlar al pueblo. Las grandes dictaduras totalitaristas se basan en la censura y la propaganda, [en] cerrar los ojos de alguien para poder ver por él".

      Obesidad
      "Hace poco, se publico una entrevista a Monica Riley. Una mujer que quería (y quiere) ser la mujer más gorda del mundo. Que su marido la alimentase por un tubo era, digamos, su fetiche sexual. Esta noticia fue muy controvertida y ella, por supuesto, muy criticada. Las criticas más baratas hablaban de su físico: '¿Cómo quiere una mujer ser así de gorda?' o 'estaría más guapa delgada'. Luego había otras críticas, las supuestamente serias. Las que presumían de sensatez y hablaban de la salud decían que Monica podía morir en cualquier momento y que esa vida no era saludable. Mónica buscaba —y busca— la felicidad, en un lugar poco saludable desde luego, pero era lo que ella quería. ¿Y si ella prefiere ser obesa y tener problemas de salud? ¿Y si ella quiere morir? ¿Estamos hablando de eutanasia? No lo sé. Lo que sí tengo claro es que la felicidad es individual y que la vida es nuestra".

      Serie B
      "A mí, la serie B que me interesa es, desde luego, la hecha sin consciencia de ser serie B. Creo que Ed Wood no fue nunca consciente de que lo suyo era el cine B; al menos ni pensaba ni concebía sus películas desde ahí. Lo hacía desde la ilusión de contar una historia que tenía en su cabeza sin replantearse de verdad si era posible y eso me reconcilia con el hecho de hacer cine: hacerlo desde la ilusión aunque luego sea una mierda. Para mí, la serie B es como ver a un adolescente con su primera y fatal historia de amor, viviéndola como el amor de su vida: romántico y con cierto aire de patetismo".

      Ciencia Ficción
      "Amo la ciencia ficción. La ciencia ficción es un lugar mucho más divertido que la realidad. Es el País de las Maravillas, es un laberinto donde David Bowie reina, es un planeta donde viven simios o un planeta llamado DUNE, es el plan 9 para el espacio exterior. La ciencia ficción es el refugio de los ahogados por la aburrida realidad".

      España
      "España son siempre dos cosas, dos cosas muy diferentes que chocan continuamente. Son dos extremos que, aunque ideológicamente están separados, viven juntos en la lucha de ideas. Las dos puntas del lazo que irrevocablemente se unen para hacer la pulsera. España les separa y une a la vez, porque de eso va España: de lo bonito y lo feo a la vez; del calor de Canarias y el frío de Asturias; de Leticia Sabater y Lorca; del rojo y el amarillo; de la contradicción absoluta. España es nuestro país. España somos todos, aunque no lo seamos".

      John Waters
      "A mi parecer, Waters posee el mejor discurso sobre el fracaso. No son tan interesantes sus películas en comparación a su forma de pensar y hacerlas, y eso mismo las convierte en joyas de culto. Waters ha hecho las peores películas mejor hechas en la historia: películas fracaso que son éxitos eternos. Ha hablado "de las minorías de las minorías" catapultando al absoluto icono Divine, el cual no era un hombre que se vestía de mujer, sino un hombre vestido de mujer que se comportaba como un hombre (según lo que la sociedad entiende por hombre o mujer) y que además era un gran actor. El padre del trash, un dios del cine, un rebelde, una leyenda".

      'Pieles' se estrena en los cines españoles el viernes 9 de junio.

      Recomendados

      Texto Alberto Sisí
      Imagen cortesía de DYP Comunicacion. Fotogramas de Pieles.

      Conéctate al mundo de i-D! Síguenos en Facebook, Twitter e Instagram.

      Temas:cine, cultura, opinión, eduardo casanova, pieles

      comments powered by Disqus

      Hoy en i-D

      Ver más

      Destacados en i-D

      Más artículos